Aguascalientes, México.- Fue una tragedia, un choque, y es que, a la periodista Leticia Acuña Medina y a sus hermanas las alcanzó el destino trágico de los "daños colaterales" de la guerra del narco que se enfrenta en este país. 

El alcalde de Encarnación de Díaz, Jalisco, Felipe de Jesús Romo Cuellar, sólo atinó a decir que fue un "hecho aislado", que no pasaba nada, pero sí pasa: ubicada al sur del estado, la Chona como mejor se conoce al municipio donde sucedió el accidente, está en disputa por la plaza entre el cartel de La Oficina, supuesto brazo armado del cartel de Sinaloa que opera en Aguascalientes contra el Cartel Jalisco Nueva Generación. Además de otros cuatro municipios de Jalisco están disputa.

El día sábado 6 de septiembre como parte de su trabajo, la periodista Leticia y sus hermanas Verónica, María de La Luz y Laura, que se dedicaban a otras profesiones, viajaron a una comida a un municipio de Jalisco como parte de sus actividades periodísticas. Ya por la noche cuando viajaban por la carretera 45 (México-Aguascalientes) hacía el norte, con rumbo a Aguascalientes, de pronto, un Chevy blanco que era perseguido por criminales las rebasó, tomando el carril contrario e impactándose con el auto Versa rojo de la periodista, quien quedó prensada al volante sufriendo estallamiento de vísceras mientras que, su frente chocó contra el parabrisas y su cráneo se fracturó de manera contundente por lo que sus expectativas de vivir son muy pocas. Esa noche murieron Verónica y María de la Luz. Una al momento del impacto, la otra hermana cuando era trasladada en una ambulancia. Fue un choque múltiple con cuatro muertos al instante. Los dos que viajaban en el Chevy fueron rematados a balazos y no se sabe si los delincuentes que los asesinaron huyeron a pie o los recogió otro automóvil, pues al momento del impacto también los perseguidores chocaron pero bajaron y remataron a sus víctimas. Ninguna de las bolsas de seguridad de los cuatro vehículos funcionaron, estaban rotas.

El lunes 7 el vocero de la diócesis de Aguascalientes, Carlos Alberto Alvarado, en la tradicional rueda de prensa de la Dioécesis y en ausencia del obispo José María de la Torre Martín, dijo que la lucha entre los carteles ahuyentaba el turismo de la Chona por los constantes enfrentamientos armados en la lucha por la plaza. Por la noche de ese mismo día 7 se solidarizaron con Acuña y sus familiares reporteros de diversos medios de comunicación, quienes pusieron veladoras en la puerta de ingreso del diario El Heraldo donde la reportera es jefa de información y oraron por su salud y la de su hermana Laura que falleció días después, el 11 de septiembre, cuando el enfrentamiento entre el municipio panista de la Chona y el gobierno priísta de Aguascalientes se encendió cuando el presidente de la Encarnación de Díaz desestimó la alerta que emitió el gobierno de Aguascalientes y el secretario de Gobierno, Sergio Reynoso Talamantes dijo que no se trataba de "subirse al ring" ya que el alcalde declaró que la Chona  no ha emitido alerta porque en la capital de Aguascalientes se pierden niños. Unos y otros defienden "su plaza". #Crónica Aguascalientes