El robot "Curiosity" continúa enviando datos interesantes de Marte, el planeta rojo. Los últimos datos enviados luego de explorar lo que denominan como Monte Sharp, formado dentro del bautizado cráter Gale y que demostrarían, por los sedimentos depositados, lo que podría haber sido un lago millones de años atrás.

En una rueda de prensa, los miembros del equipo de investigación a cargo de "Curiosity" comentaron que los últimos hallazgos producidos por el robot permiten sugerir que el planeta rojo tuvo un clima más cálido, algo que habría permitido la formación de lagos y también de canales de agua.

Michael Meyer, director científico del programa reexploración de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), agrega que durante un largo período de tiempo la existencia de esos lagos son los que han permitido los sedimentos que dieron formación al Monte Sharp.

Cabe decir que el "Curiosity" es un robot mejor equipado que sus predecesores, 10 instrumentos de #Tecnología de punta, en su longitud de 3 metros, cinco veces más pesado y el doble de tamaño, analiza químicamente los minerales que recoge, cuenta con un instrumento de difracción de rayos X (Chemin) para esa labor y cuenta con una estación medioambiental REMS construida y diseñada en España.

Aún quedan dudas por delante, una de ellas es la de si la existencia de agua fue por un tiempo suficiente como para la creación de vida microbiana. El "Curiosity" en exploraciones anteriores ya detectó elementos varios como fósforo, azufre y carbono, que son algunos de los ingredientes químicos fundamentales, esenciales para la vida.

Actualmente el "Curiosity" investiga las capas de sedimentos de la parte más baja de la montaña, en la sección o formación bautizada como Murray, la cual está conformada por unos 150 metros de rocas. Los científicos suponen que sobre esa zona determinada podría estar formada por sedimentos superpuestos entre sí, formados por antiguos ríos y luego de evaporada el agua el viento se habría encargado de moldear.

John Grotzinger, perteneciente al Instituto Tecnológico de California, Estados Unidos, señaló que las observaciones llevadas a cabo hasta el momento permiten apoyar estas hipótesis y esperan poder probar esto luego de realizar más análisis durante el año 2015.

En la actualidad Marte es un planeta ventoso, árido y seco, pero según Ashwin Vasavada, científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés), en California, otra de las bases de la NASA, si su hipótesis se confirma, " desafía la noción de que las condiciones cálidas y húmedas fueron transitorias, locales o sólo subterráneas en el planeta Marte", además explicó que para que las temperaturas fuesen más elevadas la atmósfera debería ser más gruesa y de esa forma permitiría que el agua se mantuviese en forma líquida, algo que por el momento no logran dilucidar cómo pudo haberse conseguido.