La NASA está trabajando en una nueva misión donde se estima que astronautas viajarán a una ciudad ubicada entre las nubes de Venus y habitarán dentro de grandes aeronaves que medirán alrededor de 130 metros de largo y estarán llenas de helio, se posarán a unos 50 kilómetros sobre el firme.

Se encuentra trabajando en la misión un equipo de científicos que pertenecen al Centro de Investigación Langley de la NASA quienes crearon un programa de exploración con la finalidad de enviar misiones tripuladas al planeta Venus, ya que es el planeta que más cercano se encuentra de la Tierra.

Los dos planetas presentan una similitud tanto en su tamaño como en la masa, densidad y en la gravedad, pero debajo de las nubes de ácido sulfúrico el planeta Venus contiene una gran presión 90 veces superior a la de la Tierra. Está sumido en un efecto invernadero poco común con temperaturas medias de 464° C.

La atmósfera de Venus está formada en mayor proporción por dióxido de carbono, se producen huracanes y tiene un clima árido con volcanes, impactos de cráteres y marcas de haber tenido una gran actividad tectónica en el pasado.

Por supuesto que en las naves donde estarán refugiados los astronautas las condiciones serán más estables con menor presión y menor temperatura. El proyecto en el cual aún se encuentra estudiando la NASA para poder realizarlo en un futuro no muy lejano lleva el nombre de HAVOC, o High Altitude Venus Operational Conecept, el primer paso sería enviar una sonda robotizada a la atmósfera, seguida de una misión a la órbita de aproximadamente 30 días que podrían prolongarse hasta un año. Una vez finalizado este paso se comenzaría a estudiar si es posible instalar esta ciudad flotante ubicada entre las nubes donde se enviarían astronautas para estudiar al planeta Venus.

Aunque el proyecto ya esté de pie, la NASA aseguró que por el momento solo se están realizando estudios y proyecciones ya que se necesita previamente analizar ciertas cuestiones para que a la hora de llevar a cabo el plan se logre con efectividad. La manera en que se lidiará con la radiación y cómo serán las naves son algunas de las principales cuestiones a tener en cuenta.