El módulo "Philae" fue el primer instrumento creado para estudiar nuestro Sistema Solar que consiguió posarse sobre un cometa. Lo hizo concretamente el pasado 12 de noviembre, tras varios aterrizajes forzosos en una zona del bólido rocoso, en la cual quedó inhabilitado por falta de batería. El "Philae" recarga su energía gracias al Sol, pero al estar situado en una zona sombría, se encuentra varado a la espera de poder completar su misión.

Tras un largo viaje desde nuestro planeta, este artefacto lleva consigo muchas expectativas del mundo científico, pues se espera que, a pesar de los contratiempos, pueda aportar aún una valiosa información acerca de la composición y la trayectoria de los cometas.

Al día de hoy, la sonda espacial "Philae" recarga sus baterías unas cuatro horas al día, y se prevé, que muy pronto pueda reiniciar sus motores y comenzar a investigar la superficie del cometa. Los investigadores del proyecto "Rosetta" esperan que tras el paso de estas fechas navideñas puedan determinar la localización exacta de esta sonda y están realizando ya un plan de actuación para cuando "Philae" recupere toda su energía.

Por lo visto, con los pocos datos de los que disponen -pues se ha perdido la comunicación con la nave que supervisa al cometa desde el espacio- los científicos creen que la sonda se encuentra en un estado inestable y en un terreno abrupto sobre el que proyecta una gran sombra la formación rocosa que recibe el nombre de "Perihelio". Se prevé que a medida que el cometa acorte su distancia con nuestra estrella, la sonda varada pueda recibir, por fin, la luz que tanto necesita.

Pese a su situación, la sonda "Philae" ya ha mandado a la Tierra una información valiosa. Los investigadores han comprobado que el agua existente en la superficie del cometa es diferente al agua de nuestro planeta, lo que podría indicar, que "el agua de la Tierra no vino de los cometas". También se han podido recabar datos que ponen evidencian los materiales que conforman la estructura rocosa y se podrán estudiar a fondo en un futuro cercano.

En todo caso, deberemos esperar hasta el próximo mes de enero, pues es para cuando los científicos piensan que podrá ponerse en marcha de nuevo esta joya espacial. En todo caso, "Philae" servirá para desentrañar un poco más los misterios del Universo en el que vivimos. #Tecnología #Navidad