Las niñas que tienen algún problema o sienten rechazo hacia la figura paterna pueden llegar a menstruar mucho antes de la edad promedio que es entre los 11 y 13 años. Una investigación realizada por el doctor Bruce Ellis, de la Universidad de Cantebury, en Nueva Zelanda arrojó muestras que de las niñas con resentimiento hacia sus progenitores pueden adelantar su menstruación a partir de los siete años.

Ellis estudió a 150 familias que tenían hijas pequeñas de entre 9 y 12 años. La investigación demostró que 60% de las niñas que llevaban una vida alejada de la imagen paterna, o que no tenían una imagen sólida del padre, menstruaban antes de los 11 años, es decir, nueve meses antes que el resto de las chicas de su edad.

Los resultados que fueron publicados por la Universidad de Arizona, demostraron además, que las niñas son mucho más precoces cuando viven dentro de un ambiente familiar donde el papá sufre alguna adicción. El doctor Bruce asegura que esto se explica porque inconscientemente las chicas que se encuentran en esta situación saben, desde el fondo de su ser, que necesitan madurar más rápido para poder tener oportunidades de supervivencia en un ambiente que les resulta inestable o peligroso.

Pero tener una menstruación precoz no es cosa que se deba tomar a la ligera. Ellis comenta que el hecho de que una niña que aún juega a las muñecas madure sin previo aviso tiene algunas consecuencias, una de ellas es el trastorno emocional, y es que el hecho de enfrentarse a chicas de su edad que no están pasando por lo mismo que ella las pone en desventaja porque el notar que tiene un cuerpo desarrollado, diferente al resto de las niñas repercute en su entorno y puede llevarle a sufrir de timidez, buscar aislarse o a tener síntomas de depresión o ansiedad.

Otra situación es que al menstruar a edad temprana, su cuerpo no alcanza a desarrollarse como debiera y puede ser que no alcancen la altura genéticamente prevista pues el aumento en el nivel de los estrógenos, provoca el cierre temprano de la epífisis, zona del hueso donde se produce el crecimiento.

Además, algunos estudios ahn demostrado que las niñas que se desarrollan a temprana edad son mucho más vulnerables a tener problemas con las adicciones. #Salud #Psicología