Los glaciares de Groenlandia se están derritiendo más rápidamente de lo que se creía, según científicos de la Universidad de Leeds, en Inglaterra. La información está basada en los datos recopilados por los satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) y de un modelo climático, que certifican que se está derritiendo la capa de hielo por lo que el nivel del mar va en aumento. Según el estudio realizado por estos científicos británicos la formación de lagos supraglaciares (son agua líquida contenida en la parte superior de un glaciar) se hará más frecuente y originaria que grandes masas de hielo se derritieran más rápidamente.

Para los investigadores de esta universidad para el año 2060 el tamaño que alcanzaran los lagos supraglaciares será de unos 110 kilómetros en la parte interna de Groenlandia dos veces más grandes que actualmente. Para Amber Leeson uno de los que ha participado en el estudio que ha publicado la revista británica Nature Climate Change: "los lagos supraglaciares pueden aumentar la velocidad a las que las capa de hielo se derrite y fluye". Hace algún tiempo se creía que el choque que ocasionaban estos lagos a los glaciares era limitado y según este estudio queda claro que se van a formar más bolsas de agua durante la segunda mitad de este siglo, en el interior de los glaciares, lo que traerían como consecuencia la formación de más corrientes de agua que harán que se derritan de forma más acelerada.

Amber Leeson también apunta que "cuando los glaciares son más delgados, pierden altitud y quedan a merced de las masas de aire más cálidas, que también aumentan la fusión del hielo". El color de los lagos supraglaciares es más oscuro, por lo que son más propensos a absorber más calor del sol y en consecuencia a derretirse. Su ensanchamiento hace que el agua contenida se filtre a través de las grietas por lo que convierte a la capa de hielo en más resbalosa y sea más propensa a la disolución.

Afortunadamente de momento la formación de estos lagos se realiza a muy baja altitud cerca de la costa de Groenlandia, sobre un borde de unos 50 kilómetros de longitud, pero debido a que la temperatura está aumentando en el planeta como una consecuencia importantísima del cambio climático irán en aumento. Los científicos señalaron además que estos lagos se formarán lejos de las costas, por lo tanto su cauce no desembocará en el Océano, sino que a través de grietas o canales que se encuentran en el interior del glaciar se creará una trama de canales interiores que servirán de lubricantes para acelerar el derretimiento en el mar de la base del glaciar.