En 1989 un singular envío fue entregado en un hotel de China. Consistía en un lote de algas de color verde azulado que tenían como destino pasar varios días en el espacio exterior. Era el inicio de un ambicioso proyecto en el campo de la astronáutica. Su nombre MELiSSA y estaba dirigido por la ESA, la agencia espacial europea. Esas algas sobrevivieron a tan extrema travesía y veinticinco años después, MELiSSA se encuentra lista a dar el siguiente paso en su cometido: la creación de alimentos especiales para los astronautas.

Los científicos del proyecto MELiSSA están preparados para ensayar con un ecosistema perfectamente cerrado que contendrá seres vivos con un ingreso mínimo de recursos del exterior y que casi no generará desechos. Es una instalación especial ubicada en Barcelona, España. Con el desarrollo del proyecto MELiSSA, han aparecido empresas independientes pero en colaboración, orientadas a la purificación de agua con un gasto mínimo de energía, al mejoramiento en la fabricación vitivinícola y a la elaboración de comida para astronautas.

MELiSSA es un acrónimo de la denominación en inglés "System Micro -Ecological Life Support Alternative". Es un proyecto dedicado a investigar el modo de obtener alimentos, oxígeno y agua en el marco de misiones espaciales de dilatada duración y con pocos recursos. La meta de los científicos participantes en este proyecto de la ESA es ofrecer soporte alimenticio y de recursos vitales a misiones tripuladas de larga duración en el Sistema Solar. Pero además, MELiSSA es capaz de ofrecer soluciones pertinentes a regiones del mundo de escasos recursos y enormes necesidades humanitarias.

Franco Ongaro, uno de los directivos de la agencia espacial europea, señala que MELiSSA es una muestra del buen trabajo realizado por la ESA. En el proyecto comentado colaboran científicos de las más diversas disciplinas, además de involucrar a un vasto grupo de instituciones universitarias, empresas y centros de estudios de todo el planeta. Es una iniciática que ha derivado más de 200 artículos especializados en las más prestigiosas revistas científicas. Y aunque el cometido principal de MELiSSA es obtener fuentes de alimento para astronautas en sus exploraciones por el Sistema Solar, algunas de las soluciones desarrolladas por los científicos del proyecto, ya se están aprovechando aquí en la Tierra. Esto ha sucedido en la industria vitivinícola, en el negocio de la purificación de agua y otros campos.

En breve se estará probando una instalación especial en Barcelona, para la demostración de que se pueden obtener alimentos, agua y aire por medio de soluciones biológicas, sin producir muchos residuos y sin requerir recursos del exterior.