Como era habitual desde hace mucho tiempo, en enero del 2009, un mediano telescopio del Observatorio McDonald de la Universidad de Texas, captaba tomas de vastas áreas del firmamento buscando supernovas, cuando detectó algo fuera de lo común: un intenso destello. A lo largo de cinco años, los científicos han estado revisando las fotografías de este raro fenómeno, y ahora piensan saber a qué evento correspondió. La explicación que ofrecen es muy sugestiva: el intenso destello podría haber sido ocasionado por un enorme agujero negro, al momento de "atragantarse", desgarrarse, al comerse una estrella. Lo anterior fue explicado a detalle por la publicación The Astrophysical Journal.

Al exhibir una magnitud de -22.5, el fenómeno fue tan radiante como una de las llamadas "supernovas luminosas"- de las más recientes categorías de las explosiones espaciales más brillantes ya clasificadas- y el grupo de investigadores lo llamó como "Dougie", en honor de un personaje de la serie de dibujos animados "South Park". Inicialmente, los investigadores pensaron que "Dougie" podría corresponder a una estrella supernova y se concentraron en hallar una galaxia anfitriona a unos 3 mil millones de años luz de nuestro planeta, con un telescopio de más potencia, de los enormes que están instalados en Keck, Hawai.

Esas suposiciones señalaban que "Dougie" contaba con un hogar, pero aún se desconocía lo más importante, ¿Qué evento lo había generado? Los integrantes del grupo de investigación manejaron cuatro distintas posibilidades: que se tratara de una "supernova luminosa", dos estrellas de neutrones en plena fusión, una explosión de rayos gamma o una estrella destruyéndose conforme se aproxima un agujero negro a su galaxia madre. Para llegar a una conclusión específica, los científicos analizaron a "Dougie" de distintos modos. Realizaron estudios en ultravioleta utilizando el telescopio espacial Swift; también, usando varios telescopios terrestres en McDonald, y además, por medio de modelos computacionales. Gracias a ello, algunas de estas hipótesis fueron descartadas.

Jozsef Vinko, científico de la Universidad de Szeged, en Hungría, principal responsable de la investigación, comenta que, cuando se descubrió el raro objeto, parecía igual a supernovas que ya habían sido captadas. No obstante, cuando se llevó a cabo un seguimiento de su variación lumínica, los miembros de su equipo se percataron que se trataba de un fenómeno nunca antes detectado. Hallar que se trataba de un colosal agujero negro devorando una estrella, fue una experiencia increíble para Vinko y sus colaboradores.