El rover Curiosity de la NASA está utilizando su dispositivo perforador para obtener muestras de enorme interés científico, a partir de una roca objetivo en el planeta Marte. Esta roca, nombrada como "Mojave", exhibe curiosos elementos, más diminutos que granos de cereal, que al parecer son cristales de algún mineral. La ocasión de estudiar su composición, motivó a los responsables del rover Curiosity, a elegir a Mojave para ser perforada, en el marco de una exploración del cráter Gale. Tales elementos en la roca podrían ser producto de sales minerales que se quedan en el terreno, luego de ocurrir la evaporación del agua de una laguna.

Por el momento, el rover de la NASA ha comenzado un ensayo de miniperforación para determinar la conveniencia de la roca para efectuar una perforación de mayor profundidad. El objetivo es conseguir una muestra para analizarla en el laboratorio de la misión, explicó la NASA en un mensaje a los medios. Esta perforación a la roca Mojave, forma parte de la tercera etapa de investigaciones realizada por el vehículo de exploración planetaria Curiosity en la zona basal del Aeolis Mons, en la superficie marciana. El área que analizará el Curiosity, es nombrada Pahrump Hills.

En una primera etapa de su exploración, el rover transitó por 110 metros y un desnivel de aproximadamente 9 metros. Posteriormente anduvo por un camino parecido, indagando en lugares elegidos previamente, con más detenimiento. En esta última fase se estudió por vez primera la roca Mojave en el 2014, usando un cepillo para eliminar el polvo, así como también una cámara y un medidor de partículas alfa instalados en el brazo del robot. Los datos obtenidos en esta primera inspección, colocaron a Mojave en el primer lugar de un listado de objetivos para ser estudiados con mayor detenimiento. Para ello una muestra de polvo de roca será analizada con diferentes instrumentos de laboratorio.

Ashwin Vasavada, científico del proyecto Curiosity, opina que las estructuras cristalinas son bastante visibles en las primeras imágenes obtenidas de la roca Mojave, pero en realidad no se sabe lo que son. Por ello, él y su equipo de investigadores esperan que el análisis de minerales que se realizará en el laboratorio instalado en el Curiosity, ofrezca más información de la que se obtuvo a partir de las imágenes. Se tiene especial interés en Chemin, el dispositivo de análisis mineralógicos y químicos que incorpora el rover, para reconocer los minerales que se detecten en el polvo obtenido al perforar la roca. Chemin puede ayudarnos a determinar si acaso los cristales aparecen únicamente en la superficie, como una especie de costra salina o si también aparecen en áreas más profundas de Mojave.

En última instancia, lo que se intenta saber es si esos cristales son remanentes de sal derivados de un lago que se secó, en el territorio marciano.