Investigadores ingleses han hallado en los límites externos de la atmósfera terrestre una rara retícula microscópica que revelaría una forma de vida extraterrestre. En efecto, científicos del Reino Unido aseguran que la red espectral nombrada "globos de vida" o "partículas fantasma" incluiría insólitos seres microscópicos. Todo ello fue reportado por el sitio web "International Business Times".

Fueron obtenidas muestras utilizando globos lanzados a la estratósfera a una altura de 27 kilómetros por sobre la atmósfera terrestre, para analizar la basura espacial. De acuerdo con Wilton Wainwright, conocido investigador, las conclusiones del análisis han permitido saber que partículas parecidas a una tela de gasa y con el ancho de un pelo humano, identificadas en el polvo recopilado de la estratósfera, son elementos biológicos.

Wainwright opina que en el espacio esa "partícula fantasma" se perfila como una especie de globo con vida, que una criatura microscópica extraterrestre inflaría con algún elemento más ligero que el aire, para facilitar que flote en lo alto o en el mar de un inédito ambiente alienígeno.

Investigadores de diferentes universidades inglesas, como la Sheffieldy Buckingham, piensan que la vida está arribando ininterrumpidamente a nuestro planeta desde el espacio, y ofrecieron pruebas acerca de ello. Los científicos señalaron que este descubrimiento implicaría reescribir los libros sobre biología y sobre la evolución de las especies en la Tierra. Todo ello fue comunicado por la mencionada institución universitaria el pasado mes de septiembre.

El grupo de especialistas dirigidos por Wainwright halló esos pequeños organismos, que podrían haber arribado a la atmósfera terrestre desde el espacio profundo. Los globos de análisis fueron lanzados a la estratósfera en el marco de la pasada lluvia de meteoritos perseidas. Wainwright señala que, faltando un mecanismo patente para que las partículas de gran tamaño como las identificadas pudieran llegar a la estratósfera, solo queda la solución de que esas mismas "partículas fantasma" hubieran llegado a la atmósfera de nuestro mundo desde el espacio. Por lo anterior, Wainwright sostiene que la vida no es un fenómeno limitado al planeta Tierra y es muy probable que no se haya originado aquí.

Lo que sigue, según este profesor del Departamento de Biología Molecular y Biotecnología de Sheffield, es comprobar si las muestras obtenidas corresponden a entidades alienígenas o terrestres. Para ello, van a seleccionarse las mejores de ellas y estudiarlas con la ayuda de una compleja máquina, que nos ofrecerá el número de isótopos que incluyen. Así se podrá saber con una mayor certeza si son organismos procedentes de nuestro planeta o del espacio exterior.