Un equipo de expertos en biología de la Universidad de Berna ha identificado un gel denominado como "ahuizotl", el cual se encarga del control de calidad de las células. De modo que el gen ahuizotl está especializado en la eliminación de células muertas o aquellas que tienen un funcionamiento insuficiente. Se piensa que el gen mencionado también coadyuva a la protección de órganos vitales como el intestino o el cerebro, si se concentran en demasía células con alto potencial dañino.

Como parte de su experimento, los científicos dotaron con una copia extra del gen ahuizotl a varias moscas de la fruta. Gracias a esta modificación, los tejidos corporales de los insectos se volvieron más saludables y envejecieron de un modo más lento. La principal responsable del estudio, Christa Rhiner, explicó que las moscas obtuvieron esperanzas de vida en promedio, un cincuenta o sesenta por ciento más considerables que las de las moscas que no recibieron el extra de gen ahuizotl.

Lo mejor de todo es que los humanos también cuentan con el gen ahuizotl, lo cual hace plausible la creación de tratamientos contra la vejez. Así que parecería que la tan deseada eterna juventud está más cerca que nunca, gracias a la ciencia contemporánea. De tener éxito la aplicación de este gen a los humanos, en experimentos que ya se plantean en la Universidad de Berna, la esperanza de vida podría extenderse, en naciones desarrolladas como Inglaterra y los Estados Unidos, más allá de los ciento veinte años, de acuerdo a lo reportado por The Daily Mail.

Uno de los científicos relacionados con la aplicación del gen ahuizotl en moscas es Eduardo Moreno, del Instituto de Biología Celular. El trabajo de Moreno y su equipo fue publicado en la revista Cell. Moreno ha comentado que el cuerpo humano está integrado por billones de células y a lo largo del envejecimiento tales células van acumulando errores diversos ocasionados por factores externos -como la radiación ultravioleta del Sol- o el estrés. Sin embargo, tales errores no dañan a todas las células corporales de manera simultánea y con idéntica intensidad. Moreno añade que, por el hecho de que algunas células resultan más afectadas que otras, es factible que eligiendo las células con menor daño y eliminando definitivamente las más deterioradas se puede obtener un eficaz procedimiento para conservar saludables los tejidos y así retrasar los procesos asociados a la vejez y así prolongar el tiempo de vida de las personas.