Un equipo de arqueólogos dio a conocer el hallazgo de 39 lingotes de un raro metal denominado oricalco, el cual, de acuerdo a los textos de Platón, fue usado para construir el imperio de la Atlántida. El filósofo griego Platón fue quien dejó constancia en uno de sus escritos de la existencia de la Atlántida, una enigmática civilización asentada en una isla continente, y actualmente sigue siendo uno de los más grandes enigmas de todos los tiempos.

Hace poco, un grupo de arqueólogos aseguró haber descubierto 30 lingotes del extraño metal conocido como oricalco, el cual, según los escritos platónicos, fue con el que se construyeron las edificaciones de los atlantes. El hallazgo del supuesto metal oricalco se dio en un barco hundido hace aproximadamente unos 2,600 años, a unos mil metros de las costas de Gela, al sur de Sicilia en Italia. Todo lo anterior fue reportado por el popular portal informativo RT.

Sebastiano Tusa, experto en arqueología de la oficina del Superintendente del Mar en Sicilia, aseguró que los lingotes que habían hallado en los vestigios del navío hundido, muy probablemente, eran del misterioso metal denominado como oricalco. Este último ha sido desde hace mucho tiempo, un enigma para los científicos. Para algunos especialistas debe ser cierta aleación que incluye cobre, carbón y zinc, muy parecido al moderno latón.

Además, al ser sometidos los lingotes a un análisis con rayos X, han revelado que se encuentran fundidos al 75-80 por ciento de cobre, al 15-20 por ciento de zinc y que también cuenta con pequeñas cantidades de hierro, plomo y níquel. Sin embargo, si bien para mucha gente este descubrimiento prueba que efectivamente existió la Atlántida, el enigmático continente, para otros científicos, como Enrico Mattievich, catedrático, escritor y ex físico de la Universidad Federal de Río de Janeiro, los lingotes hallados son más bien de latón, en tanto que el auténtico oricalco debió haber estado integrado por plata, cobre y oro y sus orígenes se dieron en los andes del Perú.

Sebastiano Tusa, por su parte, comenta que se conoce el oricalco por los textos antiguos y por ciertos objetos decorativos. El periódico The Daily Mail apunta que Platón describió en sus textos a la Atlántida, "brillante como las luces rojas de metal", por el hecho de que sus construcciones estaban realizadas con oricalco. En contraparte, Mattievich, explica que los lingotes hallados debieron haber pertenecido a la cultura Chavín, la cual estuvo asentada en los Andes centrales, por el año 1200 a.C.