La clave de la longevidad y salud a prueba de todo de la ballena boreal, radica en su sorprendente genoma. Es un animal que no sufre de cáncer, ni enfermedades vinculadas a una avanzada edad.

Es un cetáceo gigantesco, la ballena boreal o de Groenlandia puede vivir más de dos siglos sin padecer problemas de salud relacionadas con una edad avanzada, incluyendo el cáncer. En contraste, los humanos, con una esperanza de vida menor y una cantidad de células mucho más reducida, tenemos un mayor riesgo de contraer enfermedades degenerativas conforme su edad avanza. ¿Cuál es el motivo de esta diferencia? ¿Cuál es el secreto de la asombrosa ballena que vive en plena salud, más de doscientos años?

Un equipo de científicos de la Universidad de Liverpool, en el Reino Unido, se ha aproximado mucho a las respuestas de las preguntas anteriores, tras haber secuenciado por primera vez el genoma completo de esta clase de cetáceo. Los investigadores lograron identificar las características esenciales de este genoma comparándolo con el de otros mamíferos. Se identificaron alteraciones en los genes de la ballena de Groenlandia vinculados con la restauración del ADN, la división de las células, la longevidad y el cáncer. Tales modificaciones genéticas, de acuerdo a los científicos, habrían ayudado a estos cetáceos a incrementar su resistencia a los tumores y garantizarles una vida longeva y llena de salud.

La ballena de Groenlandia (Balaena mysticetus) se encuentra en riesgo de extinción, son grandes animales que rebasan los 18 metros de largo y con un peso de aproximadamente 90 mil kilogramos. Son cetáceos que cantan una increíble diversidad de melodías de manera casi ininterrumpida, a lo largo de cinco meses seguidos y usan sus cráneos para romper bloques de hielo de hasta 50 centímetros de grosor, en las gélidas regiones boreales. Por tales características, la ballena de Groenlandia es un mamífero marino muy interesante, pero su longevidad extrema hace de ella, una criatura casi mítica.

João Pedro de Magalhães, experimentado investigador, opina que, nuestra comprensión actual acerca de las diferencias en la longevidad de las especies, es muy escasa, por lo que los resultados obtenidos en los recientes estudios, nos permiten identificar nuevos genes candidatos para analizar en investigaciones posteriores.

El punto de vista de Magalhães es que en la evolución que han tenido las especies, han conseguido desarrollar distintos trucos para disfrutar de una vida útil más dilatada y la comprensión de tales "trucos" propios de la ballena de Groenlandia, nos abre la posibilidad de aplicarlos a los seres humanos con el objetivo de combatir las enfermedades vinculadas con la avanzada edad.