Ya sea el gran megalodón, el aterrador Gigantopithecus o el extraño canguro estenurino, fueron varios los monstruos que se descubrieron o conocieron más a fondo durante el 2014.

Megalodón, el tiburón gigante

El escualo de mayor tamaño que jamás haya existido, medía más de 20 metros de longitud y su peso superaba las 50 toneladas. Era tan insaciable que se alimentaba de las primeras ballenas que existieron. Es una bestia rodeada de enigmas, puesto que algunas personas afirman haberlo avistado en nuestros días. Un estudio del pasado mes de octubre, contradice tales reportes, pues asegura que el megalodón desapareció por completo hace 2.6 millones de años, lo cual, favoreció la proliferación de grandes ballenas.

El dinosaurio de las manos horribles

A veces bastan pocos vestigios para que un buen paleontólogo haga que su hallazgo corresponda a algo fuera de lo común. En la década de los sesenta, un grupo de científicos halló en Mongolia dos patas delanteras colosales, las cuales superaban los 2.4 metros de largo. Todo un récord para una criatura bípeda. Fue hasta medio siglo después, que el dinosaurio bautizado como Deinocheirus mirificus (extraña mano horrible), fue recreado casi en su totalidad por científicos estadounidenses y sudcoreanos. Se obtuvo así la imagen de una bestia formidable, de 11 metros de longitud y con 6 mil kilos de peso.

Gigantopithecus, el gran primate

El ser más parecido al legendario Yeti o al mítico Pie Grande, fue el homínido denominado, Gigantopithecus blacki. Estamos hablando del primate más grande que jamás haya existido. Pesaba 600 kilogramos y media más de 3 metros. Habitó en la región sureste de Asia hace un millón de años, y se extinguió hace cien mil. De acuerdo a un estudio desarrollado el año pasado por la Academia China de Ciencias, la causa de su desaparición fueron radicales modificaciones en su dieta, orillados por drásticos cambios en el clima. Esto fue debilitando a este coloso, hasta su ineludible fin. Renunciar al bambú y consumir solo fruta, terminó con la existencia del Gigantopithecus.

El dinosaurio de la gran nariz

Otro de los más raros animales que habitaron sobre la faz de la Tierra fue el Rhinorex condrupus («Rey de la nariz»), dinosaurio de diez metros de largo que habitó hace 75 millones de años en el territorio de la actual Utah, USA. Fue descubierto el pasado mes de septiembre por un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y de la Brigham Young. Lo más destacado de este monstruo prehistórico era su enorme nariz, la cual, más que para oler, le servía como ariete en los combates, como instrumento para aplastar las plantas, o como atractivo para conseguir pareja.

El extraño canguro cara de conejo

Paleontólogos de la Universidad de Brown publicaron durante el mes de octubre, en la revista Plos ONE, que los extraños canguros estenurinos, -canguros gigantes de cara parecida a la de un conejo, y que habitaron hasta hace unos treinta mil años en el continente australiano-, muy probablemente eran caminantes bípedos. A diferencia de los canguros actuales, no escapaban saltando, impulsados por sus grandes patas y su cola, sino más bien, los canguros estenurinos caminaban como lo hacemos nosotros, poniendo un pie delante del otro.