Un conjunto de nuevos reportes nos dan una novedosa vista de Saturno, aquel planeta misterioso y que tanto ha fascinado desde tiempo remotos a la sociedad. Saturno, fuente de inspiración para astrónomos, físicos y hasta otras ramas fuera de las ciencias como las artes siendo en la literatura sus mayores aportaciones (mitología principalmente). Pero, ¿qué nuevos descubrimientos han hecho los científicos para hacer de Saturno todavía más fascinante?

En su más reciente número (enero de 2015), la revista Muy Interesante en su edición para México muestra un articulo llamado "El señor de los anillos (y las lunas)" donde recapitula los descubrimientos más recientes sobre el planeta anillado y aquí mencionaremos los principales.

James O' Donoghue científico del Reino Unido usó el telescopio Keck II para llegar al descubrimiento de que hay bandas oscuras cerca del ecuador de dicho planeta y que no se encuentran en ningún otro planeta de nuestra galaxia, estas bandas, están unidas magnéticamente con otros anillos más brillantes y concentrados hechos de hielo y agua, vapor principalmente. Estas bandas hacen la captura de partículas eléctricas para posteriormente ionizar (cargar eléctricamente) a los otros anillos más densos y brillantes, provocando una lluvia que se vierte en la superficie de Saturno y que sólo es posible verla de forma infrarroja.

En otro descubrimiento Sebastien Charnoz de la Universidad de París menciona que los anillos de Saturno están en constante movimiento y que el material que adentro concentran tienen dos destinos, pueden ser atraídos hacia el interior del planeta o ser expulsados y es precisamente en este segundo destino, cuando las lunas se comienzan a fabricar ya que el material se comienza a agrupar dando a luz pequeñas lunas y mientras transcurre el tiempo ir conformándose en una masa todavía más grande mientras son expulsadas fuera del sistema de anillos; en ocasiones se llega a colisionar con otras lunas y formar una luna aun más grande.

Una reciente y atrevida teoría de Kathleen Mandt, del South West Institute en San Antonio, muestra que la luna más antigua de Saturno, Titán, podría ser más vieja que el mismo planeta, ya que el nitrógeno que contiene Titán muestra en estudios, que se originó en condiciones que anteceden a la aparición del planeta anillado, siendo este, similar al nitrógeno que contienen algunos cometas que expulsa la nube de Oort, llegando a la conclusión de que los componentes de Titán se formaron a muy temprana edad del sistema solar.

Otra de las grandes teorías que se están rompiendo gracias a Saturno, en especifico a su luna Encélado, es la de los núcleos internos de los cuerpos celestes, ya que la mayoría tienen un modelo apodado cebolla, que en resumen, es una capa sobre otra capa de afuera hacia adentro, hasta llegar así a un núcleo denso, pero en el caso de Encélado, su núcleo es de hielo con formaciones esponjosas que le dan una flexibilidad única para soportar los jalones que Saturno le da.

Como vemos en este nuevo reporte, Saturno está nuevamente dando de qué hablar y podemos seguir sorprendidos de los complejos sistemas de anillos que contiene y lo misterioso de sus lunas que bien nos ayudan a comprender un poco más el funcionamiento de nuestro Sistema Solar, siendo Saturno un modelo a una escala más pequeña del mismo Sistema Solar. Más misterios que ayudarán a Saturno a seguir siendo fuente de inspiración para más historias.