En la más reciente producción fílmica de Christopher Nolan, Interestelar (2014), los héroes de la trama transitan por un agujero de gusano, que encuentran casualmente en las proximidades de Saturno y que permite viajar a planetas potencialmente colonizables, lejos del Sistema Solar. Por supuesto, esto es el planteamiento de una cinta de ciencia ficción, pero ¿Y qué tal si la Vía Láctea no fuera sino una especie de túnel en el espacio-tiempo, es decir, uno de los llamados agujeros de gusano? Precisamente esa es una hipótesis manejada por un equipo multinacional de científicos y que se ha dado a conocer por la publicación Annals of Physics.

El estudio, en el que también ha colaborado una institución académica de Trieste, Italia, propone a los astrofísicos a pensar la materia oscura de una manera diferente, esta vez con una precisión acentuada. Paolo Salucci, astrofísico italiano y especialista en el tema de la materia oscura, comenta que, si se combina el mapa de esta clase de materia en nuestra galaxia, con el esquema más actual del Bing Bang, para intentar una explicación del cosmos y se logran postular como existentes los túneles de espacio-tiempo, lo que se obtiene es que la Vía Láctea podría incluir verdaderamente un agujero de gusano, y que tal conducto espacio-temporal podría tener las mismas dimensiones que la Vía Láctea.

Los famosos agujeros de gusano, también conocidos como puentes Einstein-Penrose, en años recientes se han hecho muy populares, en especial gracias a novelas, comics y películas como la de Nolan. Han devenido el centro de atención de importantes astrofísicos, en los últimos tiempos. Salucci menciona que han intentado, por medio de la mencionada investigación, resolver algunas cuestiones de gran importancia para la trama de Interestelar, mucho antes del estreno de esta cinta. En realidad, asevera el astrofísico italiano, se trata de una de las cuestiones más interesantes para los estudiosos de la materia oscura.

El experto puntualiza que, ciertamente, no se puede afirmar que la Vía Láctea sea un túnel en el espacio-tiempo, sino que solamente, considerando los esquemas teóricos, es una hipótesis que no puede ser descartada así, sin más. No obstante, ante la posibilidad de poder comprobar de manera experimental ese planteamiento, Salucci piensa que, tal vez se podría lograr al comparar dos galaxias, la Vía Láctea y otra ubicada cerca de ella, como por ejemplo, la Nube de Magallanes. Sin embargo, la ciencia aún no está lista para emprender una comparación de esta clase.