El asombro de Lochlainn Kelly y su progenitor fue enorme, cuando en la red que manejaba el joven pescador, mientras capturaban peces en las cosas australianas, apareció un gigantesco y extraño animal, que a final de cuentas fue identificado como un tiburón duende. Es un raro escualo de la especie Mitsukurina owstoni. Esta variedad de tiburón tiene la particularidad de que cesó en su desarrollo evolutivo hace más de 70 millones de años, prácticamente en los tiempos de los dinosaurios.

Alan Scrymgeour, experto de un centro de investigación científica local, comentó al diario The Sydney Morning Herald que, el hallazgo, expone un auténtico acertijo en términos evolutivos. Esta clase de tiburones habitan en profundidades que oscilan entre los tres mil y los cuatro mil metros. Sin embargo, el animal atrapado por el joven Kelly y su padre, tenía una edad de dos o tres años, un tamaño de 1.2 metros, nadaba en las cercanías de Gabo Island, a una profundidad de solo 2 mil metros.

El tiburón duende tiene un largo hocico dotado de cientos de diminutos sensores. Con ellos, el escualo percibe los campos eléctricos que generan los cefalópodos y pequeños crustáceos que integran su alimento cotidiano. El tiburón duende atrapado por Lochlainn Kelly será llevado para fines de conservación a un museo en la ciudad de Sydney.

Cabe recordar que hace poco tiempo, un equipo de pescadores capturó en aguas también australianas a otro verdadero "fósil viviente". En este caso se trató de un extraño escualo con volantes, con la cola y cabeza típicos de un tiburón, pero el cuerpo más similar al de una anguila.

Por lo que se refiere exclusivamente a la especie Mitsukurina owstoni existe el reporte de que otro ejemplar fue atrapado por pescadores de camarones en las costas de Key West, en Florida, Estados Unidos. No obstante, este ejemplar era considerablemente mayor, puesto que medía unos 5.4 metros. Luego de ser fotografiado y analizado brevemente, este tiburón duende fue puesto en libertad en el mar.

Voraz consumidor de cefalópodos, pequeños peces y variados crustáceos, el tiburón duende es muy raro de avistar, por el hecho de que habita en aguas sumamente profundas. De hecho, no se sabía nada de este animal, hasta que en 1898 fue atrapado un ejemplar de tiburón duende por un pescador que navegaba las aguas de Kuroshio, en las proximidades costeras de Yokohama. Posteriormente, los pocos ejemplares de los que se tenía registro, hasta la fecha, habían sido vistos en los Océanos Pacífico e Índico. #Museos #Ecología