Un experto en geología del Parque Yellowstone, en los Estados Unidos, de nombre Hank Hessler, dio a conocer a finales de enero, que en poco tiempo se presentaría la erupción de un gran volcán, capaz de devastarlo todo, en un entorno de 1,600 kilómetros.

Más allá de estas circunstancias tan graves, se dice que el gobierno estadounidense ha intentado ocultar la verdad sobre la dinámica geológica del área donde se encuentra el Parque Yellowstone. De acuerdo a lo que dio a conocer el sitio web Intellihub, basándose en fuentes no reveladas, el gobierno estadounidense ordenó al Servicio Geológico de esa nación norteamericana, a que controlara cualquier dato capaz de filtrarse acerca de este volcán.

No obstante, los científicos aseguran que existen numerosos indicios acerca del riesgo que poco a poco se incrementa en esa zona de los Estados Unidos. Expertos en geología y vulcanología, señalan que el gas helio-4 ha generado brechas en el terreno, desde lo profundo, hasta llegar a la superficie. Además, este gas está evaporándose paulatinamente, por lo cual el suelo de Yellowstone se ha incrementado de manera considerable. Adicionalmente, se reportaron más de 1,900 sismos, el año pasado, en ese lugar.

Lo que podría acontecer de darse esta erupción volcánica en Yellowstone, es alarmante, ya que se anticipa la destrucción total del territorio aledaño a ese posible super-volcán. Todo lo ubicado a un radio de 160 kilómetros con relación al epicentro de este fenómeno volcánico, quedaría devastado. Además, otros 800 kilómetros de terreno quedaría dañado en un 90 por ciento. Por si fuera poco, en el entorno arrasado aparecería un área estéril que podría abarcar los 1,600 kilómetros.

Una investigación previa concluyó que de presentarse una erupción en el volcán de Yellowstone, acontecería un "año de invierno", además de quedar paralizada la transportación área y las comunicaciones electrónicas en los Estados Unidos. Sin embargo, no implicaría un colapso definitivo en esta nación norteamericana.

Los encargados de este estudio, usaron un novedoso programa de gráficos tridimensionales, para modelar las consecuencias de esta posible explosión volcánica en Yellowstone. De este modo hallaron que las urbes ubicadas a menos de 500 kilómetros de este parque nacional, resultarían cubiertas hasta por tres metros de cenizas.

Otras ciudades más lejanas recibirían una capa de cenizas de unos centímetros, y zonas costeras como California o Nueva York recibirían una capa de solo milímetros, a causa del posible fenómeno volcánico.