Es un pequeño objeto de forma esférica integrado por vanadio y titanio. Fue hallado por científicos de la Universidad de Buckingham. Para algunos investigadores podría tratarse de un experimento extraterrestre para sembrar esta clase de semillas en nuestro planeta.

Expertos ingleses encontraron el raro objeto, que podría ser una semilla alienígena, luego de identificar una diminuta pieza esférica de metal, adherida a un globo para análisis estratosféricos. Algunos científicos involucrados en la investigación consideran que podría ser una especie de microorganismo enviado por entidades ajenas a nuestro mundo, para sembrar formas de vida alienígena en la Tierra.

Una institución tan seria como la Universidad de Buckingham, ha dado a conocer el descubrimiento efectuado por Milton Wainwright, prestigioso astrobiólogo y un grupo de colaboradores, quienes revisaron muestras de polvo y diversos escombros, recopilados por un globo arrojado a la estratósfera de nuestro planeta.

La esfera en cuestión, está integrada por elementos como el vanadio y el titanio, además, exhibe materiales filamentosos en su circunferencia. En su zona central, los científicos hallaron un viscoso material biológico. Y aunque la naturaleza de este último aún no ha sido determinada, los expertos consideran que podría tratarse de material genético.

Se trata de la primera ocasión en que se ha logrado un descubrimiento de esta índole. Es un caso que revelaría no solamente la real existencia de vida alienígena, sino también que se tratan de entidades inteligentes, con una elevada tecnología, que podrían estar monitoreando lo que sucede en la Tierra.

Lo anterior ha sido expuesto por Chandra Wickramasinghek, científico que dirige el Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham. La noticia ha tenido un gran impacto en los medios de comunicación a nivel mundial y también en las redes sociales. Llama la atención que el hallazgo hubiera sido anunciado por una institución universitaria tan seria y formal como la de Buckingham.

A final de cuentas, científicos de larga trayectoria y gran prestigio, no solo en el ámbito del Reino Unido sino a nivel internacional, no han temido quedar en ridículo al afirmar que la extraña esfera, de minúsculo tamaño encontrada por Wainwright y su equipo de colaboradores, podría tratarse de una especie de semilla extraterrestre.

El propósito de los responsables de haber plantado esta posible forma de vida- no identificada de acuerdo a los parámetros terrestres-, aun es un enigma, que ha despertado el interés de muchos investigadores a nivel mundial.