Ha sido diseñada una asombrosa "cabeza inteligente", un ambicioso proyecto de robótica que se ha considerado como la primera etapa, en el camino de extraer las emociones y pensamientos de un ser humano para trasladarlos a un artefacto cibernético, que servirá a manera de clon mental.

Todo ello ha sido obra de Martine Rothblatt, reconocida como una de las ejecutivas mejor pagadas de todo Estados Unidos. Ella ha diseñado el prototipo de esta cabeza cibernética, denominada como "Bina-48". Ella ha sido capaz de charlar y obtener datos del modo de actuar de su interlocutor. Su plan es que en un porvenir mediato, las personas tengan la oportunidad de vaciar su personalidad y crear así un clon mental que supere el tiempo natural de vida de las personas. De acuerdo al reporte de la agencia noticiosa Bloomberg, es una solución de vida artificial que vencería a la muerte.

Rothblatt considera que esta clase de clones mentales, serán el invento más importante de la humanidad como especie. Además, las oportunidades de comercializar esta tecnología son prácticamente ilimitadas. A juicio de Rothblatt, así como todos tienen un teléfono inteligente o una cuenta de Facebook, contar con un clon mental hará de nuestra existencia algo más aprovechable. Nos dará la oportunidad de tener más tiempo para completar cualquier proyecto de vida.

Rothblatt ha diseñado este robot, con la imagen de su consorte Bina, de la cual ha tomado, de acuerdo a sus propias palabras, muchas de sus cualidades espirituales. También es capaz de identificar las voces de amigos y parientes y tener sentimientos con la gente que le interesa. Para conseguir lo anterior, la cabeza robótica cuenta con una secuencia digital con lo esencial de la conciencia de su esposa.

La creadora de este robot asegura que así, su esposa no morirá jamás. Tal vez alguna vez entierren a la Bina humana cuando fallezca, pero su clon mental no se perderá jamás, afirma con entusiasmo Rothblatt. La manera en la que funciona este artefacto es organizando datos personales, haciendo surgir emociones y generando una conciencia de sí mismo.

Esto se asemeja mucho a la interacción que uno tiene en las redes sociales con los demás, cuando comparte comentarios y fotografías de manera cotidiana. Todo ello está integrado por modos de actuar que quedan registrados en una gran base de datos. Así funciona la mente de esta sorprendente cabeza inteligente, la inmortal Bina-48.