Mars One es un ambicioso plan, creado por una fundación de Holanda, para enviar una misión tripulada sin retorno al planeta rojo. El objetivo de este grupo de astronautas es crear una colonia terrestre permanente en Marte. Pero este proyecto no ha estado libre de críticas y sus principales detractores argumentan que carece de ética el que no se garantice el retorno a la Tierra de los astronautas.

Uno de los principales impulsores de la misión Mars One es Bas Lansdorp, quien aseguró que las críticas, por lo general, proceden de quienes no conocen a la perfección su vasto proyecto. Mars One es una iniciativa gestionada por una fundación holandesa creada por el científico Arno Wielders y el mencionado Lansdorp. Tiene como cometido hacer llegar a Marte una primera misión en 2018 y posteriormente establecer una colonia permanente en el planeta rojo.

Mars One ha recibido varias críticas, principalmente del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en un análisis efectuado hace poco tiempo, a cargo de estudiantes asesorados por la científica Sydney Do. Esta última observaba que Mars One tiene graves dificultades de tipo técnico y en el costo financiero que una misión a Marte implicaría.

Por su parte, Lansdorp considera como comprensible que una iniciativa como Mars One tenga críticos y enemigos. Pero también afirma que Marte es la fase más lógica y alcanzable en la ruta de la expansión humana en los mundos del Sistema Solar y allende sus límites.

Lansdorp asegura que Marte, en la actualidad, es algo complicado de comprender y cualquier tentativa de colonización planetaria más allá del mundo rojo, no es posible, hoy por hoy, para la humanidad. De cualquier manera, Lansdorp está convencido de que, cuando los humanos se encuentren habitando Marte, los adelantos en su exploración serán más cercanos y fáciles de lograr.

Además, el principal impulsor de la misión Mars One afirma que valora más lo que opinen los expertos y firmas dedicadas a esta clase de proyectos, que críticas como las de la Doctora Do y sus estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts. En cambio, él por su parte, prefiere enfocarse en lo que puede lograrse con un plan astronáutico capaz de cambiar por completo la perspectiva que se tiene de la humanidad como especie y del cosmos en general.

Lansdorp piensa que si la humanidad es capaz de llegar a Marte y establecerse allí, en última instancia, no habrá nada que no se pueda lograr eventualmente, en la conquista del cosmos.