Lo que se pensaba sería una normal representación escultórica de Buda terminó siendo una antigua momia, de acuerdo a una investigación desarrollada acerca de la escultura.

Al parecer se trata de los vestigios momificados de un maestro conocido como Liuquan, monje que vivió aproximadamente en el año 1100. La momia estaba oculta dentro de este insospechado relicario del siglo XI o XII.

En un centro médico holandés el cuerpo momificado- cuya antigüedad es casi de mil años- , fue sometido a una exhaustiva inspección con tomografías computarizadas y técnicas de endoscopía. Los médicos que efectuaron el análisis recopilaron muestras de material- pendiente de identificar-, que tomaron de la zona abdominal de la momia.

La estatua estaba incluida en una exhibición de antigüedades chinas, que se presenta en el Museo Drent de la ciudad holandesa de Amersfoort y es la primera ocasión que era llevada fuera del continente asiático.

El descubrimiento de cuerpos momificados de notable antigüedad es algo hasta cierto punto normal. Pero el hallazgo efectuado en el Meander Medisch Centrum ha conseguido que este fenómeno científico ofrezca perspectivas nunca antes exploradas.

El increíble hallazgo se consiguió a finales del pasado mes de diciembre, de acuerdo a lo que reporta el Meander Medisch Centrum en su sitio web. Al examinar la pieza con rayos X, los investigadores se percataron de la presencia de la momia en el interior de la escultura.

Los restos momificados corresponderían, de acuerdo a lo que consideran los radiólogos Ben Heggelman y Raynald Vermeijden, a un monje budista que enseñaba en una escuela china de meditación. Este maestro habría vivido durante los siglos XI y XII.

Lo que hace tan importante a este hallazgo, de acuerdo a los científicos, es que se trata de la única momia de su tipo que se encuentra disponible para los investigadores en Occidente. Por el momento, los vestigios momificados de este monje budista están siendo analizados minuciosamente por el holandés Vermeijden, apoyado por expertos del Museo Nacional de aquella nación europea.

Vermeijden asegura que utilizará las más modernas tecnologías para concentrar el análisis en la zona abdominal de la momia. Por el momento ya detectó en esa parte del cuerpo diminutos papeles con tradicionales caracteres chinos y espera tener disponibles más revelaciones, en breve, acerca de esta increíble momia oriental.