Los neandertales distribuían ciertas labores cotidianas entre hombres y mujeres, de modo que la división del trabajo por sexos, no fue particular de los grupos de homo sapiens recolectores y cazadores. Esa es la conclusión a la que llegaron Almudena Estalrrich y Antonio Rosas, investigadores españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

El estudio, dado a conocer en una revista de temas científicos, se fundamenta en los análisis realizados a 99 piezas dentales, correspondientes a 19 individuos de diferentes edades, que habitaron hace 30 y 60 mil años, en distintas zonas arqueológicas: una en Bélgica; también L'Hortus, en el territorio francés, y en El Sidrón en Asturias, España.

El trabajo desarrollado por Estalrrich y Rosas, revela como, las estrías dentales que se hacen patentes en los fósiles de las mujeres neandertal, tienen un mismo patrón, distinto al hallado en los neandertales masculinos.

Al respecto, Rosas mencionó que las actividades que llevaban a cabo los hombres y mujeres neandertales no eran las mismas. Ciertamente, por las características corporales de ambos sexos, no existían distinciones en lo que se refiere a la caza. De manera que, esa separación de labores entre hombres y mujeres neandertales, se realizaba de manera posterior a la cacería.

Los investigadores consideran que las mujeres neandertales se ocupaban del tratamiento de la madera y las pieles, así como también, de la confección de vestimentas. Los varones, en cambio, se encargaban de fabricar instrumentos de piedra y de acuerdo a las evidencias halladas en las piezas dentales, eran especialmente hábiles para afilar objetos ayudándose con la boca.

Hasta antes de esta investigación, se creía que la división del trabajo por sexos, correspondía exclusivamente a los homo sapiens, en tanto que, en otras especies de homínidos, no se tenía una referencia clara acerca de este aspecto del comportamiento de los humanos prehistóricos. Todo ello formó parte esencial de la evolución de los homínidos, aseguró Rosas.

De acuerdo a los autores del estudio, ahora la pregunta más importante pendiente de contestar, es la de cuándo es que aparece por primera vez esta clase de comportamiento. Pero la investigación, exhaustiva en el análisis de piezas dentales de neandertales, ha revelado que la división sexual del trabajo, era una práctica habitual en esta enigmática especie homínida.

Estalrrich y Rosas llegaron a estas conclusiones, tomando como marcadores de actividad cotidiana, las mellas y estrías presentes en las piezas dentales fosilizadas de hombres y mujeres prehistóricos.