Ceres sigue causando sorpresa en la comunidad científica conforme la nave Dawn de la agencia espacial estadounidense se aproxima a este planeta enano. Imágenes recientes captadas a unos 46 mil kilómetros de Ceres muestran que el brilloso punto captado hace algunas semanas se ubica en las proximidades de otra zona radiante.

Chris Russell, uno de los responsables de la misión Dawn, afirma que ahora puede observarse que el punto brilloso detectado en Ceres, cuenta con un compañero menos luminoso. Ambos muy posiblemente se localicen en una misma cuenca. Russell piensa que este último detalle revelaría el origen volcánico de estos misteriosos puntos de luz.

Sin embargo, este mismo investigador señala que se debe esperar a tener fotografías de mejor revolución antes de realizar cualquier interpretación geológica.

Utilizando su mecanismo de propulsión iónica, Dawn se pondrá en órbita alrededor de este planeta enano el próximo día 6 de marzo, de acuerdo lo que anuncia la #NASA.

Conforme los astrónomos reciban cada vez mejores fotografías de Ceres, en los siguientes 16 meses, se logrará tener una mejor comprensión de su formación y la evolución astronómica que ha tenido, analizando las particularidades de su superficie.

Los enigmáticos puntos luminosos y otras fascinantes características de Ceres se irán analizando de mejor manera, conforme la nave espacial Dawn se acerque a este objetivo.

Andreas Nathues, astrónomo del Instituto Max Planck de Alemania, comenta que el punto de mayor brillo sigue teniendo un tamaño demasiado pequeño, para la resolución de las cámaras astronómicas, pero en última instancia tiene más brillo que cualquier otro elemento de Ceres. Nathues reconoce que se trata de algo inesperado y continúa siendo un enigma para los astrónomos.

Ceres, planeta enano localizado en el cinturón de asteroides que se encuentra entre Marte y Júpiter, se ha transformado en el más reciente foco de atención de la agencia espacial estadounidense, principalmente por la presencia de estas dos misteriosas luces que han sido observadas es uno de sus cráteres.

Los especialistas consideran que las enigmáticas luces de Ceres reflejan cerca del 40 por ciento de la luz solar que llega a ellos, asombrando a los científicos, quienes, como una hipótesis posible, piensan en la existencia de criovolcanes o grandes geiseres. También se considera la posibilidad de que pudiera tratarse de hielo, aunque este último ofrecería un nivel de brillantez aun mayor del que se ha captado.

Los astrónomos de la NASA esperan resolver el enigma de las luces de Ceres el día 6 de marzo, cuando la nave Dawn tenga su máximo acercamiento con este planeta enano y logre fotografías más nítidas.