Podría pensarse que solo los seres humanos tienen la posibilidad de encontrar diversión en los ambientes nevados, pero, de acuerdo a un reciente proyecto de ingeniería robótica, se hará evidente que esto no es exacto. Estudiantes de la Universidad de Manitoba, en Canadá, han diseñado un curioso robot, denominado "Jennifer", capaz de practicar el esquí alpino y el esquí de fondo. Se trata de un artefacto formidable, cuyos desplazamientos en la nieve han causado un gran interés y agradable sorpresa, en el medio tecnológico mundial.

Este robot humanoide creado por estudiantes de la institución universitaria mencionada, ya había sido noticia, al anunciarse que era capaz de jugar hockey. Pero ahora, también ha sido acondicionado para practicar el esquí alpino. El objetivo será presentar al robot como participante por parte de la Universidad de Manitoba, en un importante certamen de ingeniería robótica, que tendrá lugar en Seattle, Washington, el próximo mes de mayo.

A juicio de sus creadores, el robot Jennifer, ahora como esquiador, destaca por el planteamiento de balance dinámico y la capacidad de andar que expone en su estructura. Y todo ello en condiciones cien por ciento realistas. Pero además, el incierto terreno nevado, en conjunción con las reacciones prestas y controladas que requiere el esquí alpino, han implicado un especial desafío para los creadores de Jennifer. Lo anterior se hace patente en el mecanismo para andar y de balance dinámico que han tenido que ser instalados en este robot humanoide.

También fue un reto considerable de diseño robótico, conseguir que este equipo pudiera activarse en un ambiente de bajas temperaturas. Como quiera que sea, es innegable que resulta muy divertido observar al robot Jennifer desempeñarse a la perfección en sus desplazamientos de esquiador.

Pero además, otro aspecto destacado de este robot esquiador, es que sus diseñadores se preocuparon de que pudiera adaptarse a distintas clases de nieve. Gracias a ello, sin importar que se presente nieve seca y dura (la mejor para esquiar) o un tipo de nieve más espesa y húmeda (la menos propicia para el correcto desplazamiento de Jennifer), el equipo puede operar, aunque con resultados variables.

El objetivo siguiente del robot esquiador Jennifer y los estudiantes canadienses que lo crearon, es conseguir que el equipo pueda llevar un control adecuado y dinámico de las trayectorias adecuadas, en sus descensos en ambientes alpinos. Cabe recordar que el propósito de esta clase de desplazamientos de esquí, es hacerlo en el menor tiempo que sea factible. #Tecnología