Luego de haber permanecido año y medio en la Estación Espacial Internacional (EEI), Kirobo, un robot de tipo humanoide diseñado para fines de comunicación, ha retornado a nuestro planeta.

Kirobo arribó a la Tierra a bordo del vehículo espacial CRS-5 Dragón, de la firma astronáutica comercial SpaceX. Esta nave para suministro de material a la EEI, cayó al mar, como se esperaba, en las aguas del Pacífico, el día 12 de febrero.

El robot tiene apenas 34 centímetros de altura y no más de un kilogramo de peso. Kirobo no parecería el mejor producto robótico para desarrollar una travesía espacial. No obstante, para los impulsores del proyecto Kibo Ribot, el logro de enviar un astronauta robot al espacio era indispensable, como primer ensayo, para comprender la manera en que interactuarán- como se espera-, robots y humanos, en los viajes espaciales del futuro.

Este proyecto científico surge de una colaboración entre diferentes compañías tecnológicas japonesas y la Agencia Espacial de Exploración Aeroespacial (JAXA). Las firmas RCAST y Robo Garage se encargaron de los materiales que componen el cuerpo de Kirobo, mientras que la firma Toyota se ocupó del sistema de reconocimiento de voz, del robot. Por último, Dentsu trabajó las conversaciones posibles para el humanoide y la supervisión de todo el proyecto en general.

Kibo Robot fue anunciado como proyecto en el mes de noviembre del 2012. En el marco de la presentación de Kirobo también se dio a conocer el robot de comunicaciones y control en tierra, Mirata, en una mesa de prensa que se celebró a mediados del 2013.

A la vez, los participantes del proyecto efectuaron una meticulosa serie de ensayos para corroborar que un robot era lo suficientemente capaz para realizar tareas en el espacio. Buena parte del diseño y fabricación de Kirobo correspondió a pruebas relacionadas directamente con la misión astronáutica, por ejemplo, mediciones de su capacidad acústica, resistencia térmica, y electromagnética, así como también, simulaciones en ambientes de escasa gravedad.

Lo que le aguarda ahora a Kirobo y otros robots humanoides para fines espaciales es interesante. Se sabe que a finales de marzo se realizará una junta informativa en Japón. Luego de eso, el proyecto Kibo Robot, que incluye a Kirobo y a Mirata, podría tener un gran porvenir en el campo de la exploración espacial.

Los científicos evaluarán los experimentos de conversación realizados entre los astronautas y el robot a bordo de la EEI, para analizar el desarrollo que deberá seguir la colaboración entre humanos y humanoides artificiales para las misiones espaciales.