El descubrimiento de la curiosa momia de un monje budista en una postura de flor de loto, perfectamente conservada y que podría tener más de dos siglos, ha causado una gran expectación en Ulan Bator, en Mongolia. De hecho, el laboratorio forense donde se encuentra, se ha transformado en poco tiempo en un sitio de peregrinación para numerosos creyentes.

La figura momificada se observa en la típica posición para meditar, con las piernas bien cruzadas. Fue hallada hace unos días en un paraje rural del territorio mongol. El dueño de la momia afirma que la obtuvo por medio de un hurto y que su intención era ponerla a la venta en el mercado informal.

Por el momento no se sabe nada acerca de la identidad de la momia, pero de inmediato acudieron a reclamarla supuestos parientes y descendientes del difunto, de acuerdo a lo reportado por la agencia de noticias Montsame. Se piensa que el cuerpo corresponde a un monje del siglo XIX.

Sin embargo, muchas personas devotas, piensan que este monje sigue vivo. Ellas explican que esta persona se encuentra en un trance de intensa meditación denominado "tukdam". Sería una suerte de estado entre la muerte y la vida. De acuerdo al testimonio de una de las personas que observaron a la momia, en una declaración ofrecida a un popular periódico mongol, el monje parecía seguir con vida.

Además, otro testimonio interesante acerca de esta momia en posición de flor de loto es la de Ganhugiyn Purevbata, experto en arte budista. De acuerdo a lo que este profesor de la Universidad de Ulán Bator comentó al diario The Siberian Times, la momia exhibe una postura con las piernas cruzadas, abierta la mano izquierda y con la otra realizando el símbolo de Sutra, una importante plegaria religiosa. Todo ello corroboraría la impresión de mucha gente, con respecto a que el monje seguiría con vida, en un trance de meditación extrema.

Los especialistas forenses, por su parte, lo que destacan más es el excelente estado de preservación que exhibe el cuerpo. En las fotografías que ha dado a conocer la agencia noticiosa Montsame, se observa una delgada figura con la piel de un todo verdoso y gris. Carece de partes de la nariz, pero las orejas y los dedos están en buen estado e incluso deja ver una rala cabellera y bigote.