Un equipo de buzos halló por casualidad, en las costas de la urbe histórica de Cesarea, el tesoro de monedas antiguas más importante encontrado en Israel. Incluye más de dos mil piezas, correspondientes al periodo Fatimí, que se desarrolló hace casi un milenio.

Jacob Sharyit, jefe del equipo de investigadores submarinistas que participó en el hallazgo, comentó que, el tesoro en cuestión, puede ayudar a los historiadores a entender lo próspera que era la economía de la dinastía musulmana Fatimí.

Las piezas fueron halladas, hace un par de semanas, por submarinistas expertos, en las profundidades marinas de Cesarea. Al comprender la relevancia de lo que descubrieron, dieron aviso al jefe del club de buceadores del lugar y este último a las autoridades arqueológicas de Israel. Cabe destacar que las monedas, si bien son muy antiguas, se encuentran perfectamente conservadas.

Desde que este ancestral tesoro fue encontrado, las autoridades israelíes han organizado varias inmersiones y utilizando un moderno detector de metales, han conseguido recuperar dos mil de estas piezas numismáticas, las cuales reunidas, tienen un peso mayor a los 6 kilogramos. De cualquier manera los especialistas consideran que debe haber más de estas antiguas monedas enterradas en la arena.

Los arqueólogos identificaron entre las piezas del tesoro, dinares, medios dinares y cuartos de dinar, acuñadas en diferentes etapas de la dinastía Fatimí, que dominó el norte del continente africano y el territorio palestino a inicios del siglo X.

Los científicos proponen que, este tesoro, pudo haber sido transportado en un navío que naufrago, no lejos de las orillas del Mar Mediterráneo. Sharyit opina que podría ser un tesoro integrado por recaudaciones de impuestos, que era llevado en un navío que viajaba hacia el gobierno de aquellos tiempos, instalado en el territorio egipcio.

Otra de las hipótesis que manejan los arqueólogos, es que las piezas estaban destinadas a cubrir los sueldos de los soldados fatimíes, que se hallaban asentados en Cesarea y que se ocupaban de proteger a la ciudad. Pero además, otra posibilidad que manejan los expertos, es que el tesoro era llevado por una embarcación mercante que navegaba entre distintas ciudades costeras que se hallaban en el Mar Mediterráneo, con fines de comercio.

Es de hacer notar que muchas de las monedas exhiben marcas de mordidas, lo cual evidencia que fueron revisadas por los dueños del tesoro o por mercaderes. Algunas se observan desgastadas y unas cuantas más parecen ser recién acuñadas.