Buzz Aldrin, quien fuera astronauta en la misión Apolo XI, ha afirmado que Estados Unidos debe lograr algo más que solo poner una bandera de barras y estrellas en el planeta rojo, si quiere seguir encabezando la exploración del espacio que realiza la humanidad.

Aldrin comenta que no existe un modo más contundente de corroborar el liderazgo de los Estados Unidos en el campo de la astronáutica para lo que resta del siglo XXI, que comprometerse a instalar una colonia humana en Marte.

Lo anterior fue manifestado por el ex astronauta de la NASA a los integrantes de un subcomité de senadores estadounidenses, orientado a la ciencia y la competitividad.

Desde la perspectiva de Aldrin, un viaje convencional de ida y vuelta al planeta rojo con una misión tripulada, no sería suficiente para consolidar el liderazgo de USA en el campo de la astronáutica. Ni siquiera lo sería el desarrollo de bases lunares de investigación, algo que en poco tiempo también podrían lograrlo otros países. Para este tripulante de la misión Apolo XI, la construcción de una colonia humana en Marte debe ser la meta principal.

El propio Aldrin, quien fuera el segundo humano en pisar nuestro satélite natural luego de Neil Amstrong, en 1969, ha diseñado una planificación para instalar una colonia en territorio marciano, una vez que se consigan los primeros aterrizajes tripulados en este mundo vecino, en el 2038. Aldrin comentó lo esencial de su proyecto a los senadores estadounidenses.

De acuerdo a este ex astronauta, el plan en cuestión incluye el regreso a la Luna a través de vuelos espaciales comerciales y con el apoyo internacional; aprovechar el más profundo conocimiento que se tiene de los asteroides y finalmente instalarse en el planeta rojo, siempre dentro de un plan de disminución de riesgos meticulosamente diseñado.

Otro de los elementos considerados por Aldrin es la utilización de una trayectoria para vehículos espaciales robóticos entre Marte y nuestro planeta, por medio de una tecnología capaz de revolucionar los niveles de seguridad y la economía de las misiones tripuladas a Marte.

Otros ex astronautas de la agencia espacial estadounidense, Mike Massimino y Walt Cunningham, también dirigieron unas palabras a los senadores y manifestaron su postura acerca de las misiones tripuladas al planeta rojo.

Y mientras Massimino afirmó que sería como una inversión para el porvenir, Cunningham advirtió que el envío de humanos a Marte será complicado y costoso. El ex astronauta afirmó que esta misión a Marte tendría un costo equivalente a tres veces el que tuvo el proyecto Apolo, dirigido a la conquista de la Luna. #NASA