Astrónomos afirman que la estrella Scholz se desplazó en el espacio por entre la Nube de Oort, una zona en los bordes del Sistema Solar repleta de cometas.

Un grupo multinacional de astrónomos descubrió que una estrella de tipo binario cruzó por el Sistema Solar hace aproximadamente setenta mil años. El objeto espacial, denominado como Scholz, se desplazó a solo 0,8 años luz del Sol, esto es, cinco veces más cerca de nuestra estrella que el astro vecino, Próxima Centauri.

Hasta el momento, ninguna otra estrella ha transitado tan cerca de nuestro planeta, como Scholz. Se trata de una de las llamadas enanas rojas, que se movilizó desde los bordes externos del Sistema Solar, a través de una zona espacial llamada Nube de Oort, de acuerdo a lo investigado por los astrónomos.

Sin embargo Scholz no iba sola en su desplazamiento, ya que la acompañaba otro cuerpo espacial, un astro más pequeño de tono marrón, detallan los astrónomos al publicar su descubrimiento en la revista de temas científicos Astrophysical Journal Letters.

El equipo de científicos, dirigidos por Eric Mamajek, astrónomo de una universidad neoyorkina, comenta en el artículo que, en última instancia, rozaron el Sol estrellas fallidas, que nunca tuvieron el material y la energía indispensables para fusionarse.

De acuerdo a los cálculos de los astrónomos, el paso de Scholz se dio hace cerca de 70 mil años, a una distancia aproximada de 0.8 años luz de nuestra estrella. Esto es realmente cerca, si se considera la estrella vecina más próxima al Sol, se ubica a una distancia de 4.2 años luz.

Los especialistas afirman que la estrella Scholz transitó por entre la Nube de Oort, una zona en las fronteras del Sistema Solar abundante en cometas y que tiene la apariencia de una cáscara redondeada. Además, se extiende unas 100 mil unidades astronómicas, esto es equiparable entre nuestro planeta y el Sol.

Para calcular la trayectoria que siguió Scholz, los científicos tuvieron que medir la modificación en la distancia entre el Sol y esa estrella y el movimiento de esta última a través del firmamento. Los investigadores piensan que la proximidad de Scholz con la Nube de Oort, no debió haber alterado mucho a esta última, pero en cambio, otros agentes perturbadores más significativos, podrían hallarse aún entre las estrellas más próximas al Sol.

Los científicos esperan que futuros datos obtenidos por medio del satélite de la Agencia Espacial Europea, Gaia, referentes a las velocidades y distancias de mil millones de astros, nos permita saber si algunas de ellas también se acercaron de manera tan extrema al Sol alguna vez, o si podrían hacerlo en el porvenir.