Una mayor presión para que las abejas más jóvenes crezcan y salgan en búsqueda de alimento, sería una de las principales causas por las cuales la población de abejas a nivel mundial ha disminuido de manera alarmante. Esto es lo que concluye un estudio dado a conocer en el "Proceedings of the National Academy of Sciences".

El llamado colapso de las colonias de abejas, se perfila como una enorme amenaza para la existencia de las abejas como especie. Además, es un problema que altera negativamente su potencial para realizar la polinización de cultivos esenciales para fines de consumo humano.

Este colapso de las colmenas ha sido un motivo de gran preocupación para la comunidad científica y especialmente para los apicultores de todo el orbe. Y esto ha sido así, por lo menos desde hace unos diez años. Sin embargo, aún no se ha logrado hallar una causa de tan acuciante problema.

Las abejas son insectos que acostumbran iniciar la búsqueda de alimento cuando cuentan con dos o tres semanas de edad, pero cuando las colonias de abejas se ven afectadas por las enfermedades, la carencia de alimentos u otras circunstancias que causan la muerte de las abejas de mayor edad, las más jóvenes inician la búsqueda de alimento a una edad más temprana.

Científicos fijaron rastreadores de señales de radio a una gran cantidad de abejas y efectuaron un constante monitoreo de sus movimientos durante todo su periodo vital. Fue así como hallaron que los insectos que iniciaron la búsqueda de alimento a una edad más temprana, efectuaron menos vuelos para conseguir comida que las demás y presentaban una mayor probabilidad de morir en el marco de sus primeros vuelos.

Investigadores de una universidad londinense, en colaboración con científicos australianos y estadounidenses, utilizaron estos datos para perfilar la magnitud que tendrá esta alarmante disminución del número de abejas en el mundo, en la producción de miel.

Los científicos involucrados con el estudio, determinaron que cualquier situación de estrés que condujo a la muerte de las abejas de mayor edad, orilló a una búsqueda de alimento demasiado pronta a las abejas más jóvenes. Tales abejas jóvenes, enfocadas en la búsqueda de alimento, tuvieron un rendimiento más escaso en la producción de miel y muertes más tempranas. Esto ha acelerado el proceso de decadencia de las colmenas, de acuerdo a lo observado en diferentes zonas apicultoras en todo el mundo.