El planeta Júpiter ha sido estudiado desde una perspectiva astronómica desde hace cientos de años, pero solo actualmente esa acción contemplativa ha sido pensada como la haría un ser de otro mundo.

Lo que este equipo de científicos de Islas Canarias ha logrado, es visualizar al gigante gaseoso como si se hallara lejos del Sistema Solar, es decir, como si se le observara desde fuera de nuestro sistema planetario, gracias a un procedimiento que podría ser de utilidad para examinar de manera más precisa, los planetas que orbitan astros lejanos.

Lo resultante de esa investigación, de acuerdo a lo que se reporta en el portal Nature, corrobora la perspectiva habitual que se tiene del planeta Júpiter, pero al mismo tiempo hace patentes algunos sorprendentes detalles, como por ejemplo, la presencia de nubes de cristales helados de las que no se tenía conocimiento.

Cuando los astrónomos hallan mundos más allá del Sistema Solar, solo en raras ocasiones los detectan directamente de manera telescópica. Por lo general investigan su existencia, analizando cómo la luz de su astro se filtra a través de su atmósfera.

Sin embargo, esta técnica tiene sus limitaciones, puesto que solo puede utilizarse con respecto a planetas de gran tamaño y que orbiten a estrellas sumamente brillantes. Y aun así, los resultados no son cien por ciento confiables.

Este es el marco en el que se realizó la investigación encabezada por Pilar Montañés-Rodriguez, de un instituto de investigaciones astrofísicas, en la ciudad de Tenerife. Por el hecho de que la órbita del gigante gaseoso nunca lo única entre nuestra estrella y la Tierra, en vez de visualizar de modo directo, como la luz solar se filtra por entre la atmósfera jupiterina, los científicos estudiaron la luminosidad que se refleja en Ganímedes, uno de los satélites naturales de Júpiter, cuando este último mundo transita entre esta luna y el Sol.

Es entonces cuando el coloso eclipsa un tanto el sol, desde la perspectiva de la luna Ganímedes. Al examinar la luz absorbida y emitida que atraviesa la atmósfera de Júpiter en distintas longitudes de inda y con el apoyo de un poderoso telescopio ubicado en Paranal, Chile y otro en La Palma, en las Canarias, el grupo de investigadores elaboró una imagen de las posibles características químicas de la atmósfera de Júpiter.

Tal visión derivada del espectro de este vasto mundo, nos deja ver un planeta abundante en metano y rodeado de enormes capas de nubes, las cuales dispersan la luz solar. Esto último dificulta la obtención de un análisis más detallado. Además, el estudio reveló que Júpiter, en su atmósfera superior, cuenta con una extensa capa de cristales de hielo.

El análisis permitirá a los investigadores tomar como referencia esta perspectiva de Júpiter, como la tendría un ser de otro mundo, para saber que brumas parecidas halladas en varios exoplanetas en sus atmósferas, son reales y no derivadas de observaciones inexactas.