Para aquellas personas en busca de alguien que les oriente durante una exposición en una galería o un museo, será valioso que sepan que ya han diseñado un robot con este preciso cometido.

Científicos de la Universidad Veracruzana, en México, han elaborado los prototipos iniciales de este novedoso autómata que seguramente comenzará a ser usado en el porvenir cercano, en diferentes museos de la República Mexicana.

El robot en cuestión puede identificar personas y objetos, planificar rutas en los museos y ubicarse perfectamente. Además, tiene en su pantalla una cara virtual capaz de expresar diferentes estados de ánimo, como enojo, alegría, sorpresa o simplemente una actitud neutral.

Otro detalle importante acerca de este robot creado por la Universidad Veracruzana es que los movimientos del autómata han sido calculados perfectamente para que los visitantes de los museos no se sientan atemorizadas. Incluso este robot puede sostener conversaciones sencillas con el público, acerca de los servicios que se ofrecen en ese museo.

Este peculiar robot guía, que aún no tiene oficial, fue construido por los científicos veracruzanos, inspirándose en el personaje R2-D2, de las películas de Star Wars. Por lo consiguiente, su diseño es vistoso e innovador. El prototipo inicial fue construido en color rojo, pero se tiene planeado que cada robot que sea utilizado en un recinto museístico, se presente con los colores del museo o la institución en donde el artefacto se encuentre operando.

Dotado de diminutos neumáticos que le permiten movilizarse con discreción y un rayo láser vinculado a dos sensores tridimensionales, para que este singular guía aprenda a reconocer su ambiente, el robot guía es eficiente y cumplidor.

La pantalla táctil que lleva instalada permite que los visitantes puedan comunicarse directamente con la base de datos del robot, si acaso este último no comprende una pregunta o para que los usuarios accedan a alguna información precisa.

El responsable de los algoritmos del robot guía fue el doctor Antonio Marín Hernandez, quien logró que el autómata pudiera procesar los datos que le llegan del exterior, para así determinar si los visitantes se sienten contentos en su visita al museo e interactuar con ellos en consecuencia.

En este sentido, el robot guía- el cual se tiene proyectado implementar en un porvenir cercano en los museos más importantes de México-, también fue dotado por sus creadores con las capacidades para decidir de modo autónomo, a qué visitantes del museo apoyar, de acuerdo a cómo se comporten en el sitio. #Tecnología

Y así, el robot detecta a las personas que deambulan inseguras, las que se muestran titubeantes en su visita, o quienes se muestran desorientadas, para luego ofrecerles su apoyo e información.