Un equipo de expertos en geología de universidades de China y Estados Unidos, han anunciado recientemente, en un artículo en la revista Nature Geosciences, el hallazgo de un "núcleo" escondido, dentro del núcleo terrestre. Es decir, el "corazón" de la Tierra tendría a su vez, su propio "corazón".

El asombroso descubrimiento de este segundo núcleo terrestre, habría sido logrado por medio de un moderno recurso tecnológico para interpretar las ondas telúricas. Gracias a ello, los geólogos relacionados con este estudio, han conseguido indagar como nunca antes, en las entrañas de nuestro mundo.

Uno de los líderes de la investigación, el profesor Xiaodong Song, menciona que, si bien el núcleo de la Tierra es más bien pequeño, incluso más que el de nuestro satélite natural, exhibe algunas particularidades de gran interés, que pueden ofrecernos valiosa información acerca de cómo se fue formando el planeta, cuáles fueron sus avatares geológicos y cómo es que se producen distintos procesos dinámicos en su interior.

Xiaodong Song asegura que, lo que acontece en el núcleo terrestre, nos ayuda a comprender la magnitud y ritmo que tienen las dinámicas profundas de nuestro mundo. Este profesor y su equipo de colaboradores, utilizaron las ondas derivadas de los movimientos telúricos, para escanear lo que se presenta a nivel subterráneo, de manera parecida a como actúan los médicos al utilizar un equipo de ultrasonido, para evaluar el estado interno de las personas a las que atienden.

El grupo de geólogos encabezados por Song, usaron una novedosa tecnología que consigue información, no solamente del impacto inicial de un movimiento telúrico de magnitud considerable, sino también de las ondas que generan las secuelas de estos terremotos.

Gracias a este procedimiento, los investigadores consiguieron hallar un núcleo en el interior del núcleo de la Tierra. El núcleo convencional, que se creía como una gran bola de hierro, ha revelado ser más complejo, en su estructura interna, de lo que se pensaba en primera instancia.

En su interior fue hallado otro núcleo, completamente definido y con aproximadamente la mitad de diámetro que el primero. Por otra parte, Song y sus colaboradores descubrieron que la capa externo del núcleo completo aparecen alineados de manera direccional, de norte a sur, en tanto que, en el núcleo pequeño, se orientan, principalmente de este a oeste. Por las características y comportamiento geológico de este núcleo secreto, los expertos opinan que podría estar integrado por un material distinto al del otro núcleo.