Alyssa Carson es el nombre de una pequeña muy especial. Es una de las posibles candidatas a astronauta que viajará al planeta Marte, en una misión espacial que se efectuará en las décadas siguientes. Carson tiene actualmente trece años y cuenta con el total apoyo de sus padres para emprender tan ambiciosa aventura astronáutica.

La niña, en una entrevista virtual concedida recientemente al diario Milenio, comentó que la NASA la está entrenando para realizar viajes especiales. Ella desea convertirse en el primer ser humano en llegar al planeta rojo porque sabe que paulatinamente la Tierra fenecerá, y aunque ir a Marte no será la salvación de la humanidad, llegar allí será una muestra de que sí puede haber vida en otros mundos. Carson piensa en su futura travesía planetaria como un pequeño aporte que desea hacer para mejorar a la humanidad.

Para el año 2033, Carson tendrá poco más de treinta años. Ella tiene plena conciencia de que tal vez no pueda volver a casa y pierda la vida en su tentativa por llegar al planeta rojo. Será un viaje complicado y le tomará unos seis meses arribar finalmente al territorio marciano. Además, la niña desea ser exploradora activa de Marte y no estar en cabina o a cargo del vuelo. Carson preferiría explorar físicamente ese lejano y sugestivo mundo.

De acuerdo a su proyecto de llegar a ser astronauta en el primer viaje tripulado a Marte, Carson se mantiene atenta a ciertas misiones que la NASA realizará con relación a nuestro planeta vecino. Una de ellas es el proyecto Mars One, encabezado por el científico Bas Lansdorp. Es un plan para instalar una colonia humana en el planeta rojo, en el año 2025. Quienes se ofrezcan para habitar en esta colonia marciana deberán tomar conciencia de que nunca volverán a la Tierra. Alyssa comenta con mucho entusiasmo acerca de este proyecto de colonización planetaria: se trata de terraformar Marte, plantando árboles y fomentando la formación de oxígeno y eventualmente crear una atmósfera.

Por el momento, Alyssa Carson se divierte como una niña de su edad, conviviendo con chicos y chicas de su entorno y practicando deportes como el snowboard y el fútbol americano, así como también, tomando clases de ballet y piano. De hecho, Carson planea llevar muchos de sus recuerdos personales, por medio de vídeos y fotografías, al planeta Marte, para que, llegado el caso de no volver, tenga la fuerza necesaria para seguir en su gran misión por la supervivencia humana.