Michael Rampino, respetado científico, afirma que los dinosaurios desaparecieron a causa de la materia oscura, la cual ocasionó muchas erupciones volcánicas y una devastadora lluvia de cometas.

Rampino asegura que los dinosaurios se extinguieron hace 66 millones de años, no exactamente por la caída de un meteorito, sino por un evento astronómico que estaría por repetirse en el porvenir. En un estudio dado a conocer por la Real Sociedad Astronómica, Rampino propone que fue una enigmática e indetectable materia oscura, lo que eliminó a los dinosaurios del planeta.

Este investigador considera que, la vida en nuestro mundo, ha sido exterminada periódicamente cuando la Tierra pasa a través de una específica zona de la Vía Láctea. Y de acuerdo a sus cálculos, esto podría repetirse en el futuro.

Esa clase de materia, por sus características particulares, no es detectable por los telescopios, pero se piensa que se oculta en vastas nubes en la Vía Láctea. Tales partículas misteriosas, causarían una lluvia de cometas y el calentamiento del núcleo terrestre, lo cual derivaría en múltiples erupciones volcánicas.

El Sol orbita alrededor de la galaxia cada 250 millones de años, lo cual marcaría ciclos en los cuales los cometas golpean con más frecuencia a la Tierra y se presentan más eventos volcánicos, señala Rampino. La materia oscura existente en el disco gravitacional, altera la llamada Nube de Oort, área del Sistema Solar rebosante de cometas y alguno de ellos se precipitan a nuestro astro.

Así también, aun cuando la materia oscura puede pasar por nuestro planeta sin dificultades, una vez que queda capturada por la gravedad, disminuye su energía y cae al corazón de la Tierra, sostiene Rampino. Una vez que las partículas de materia oscura quedan concentradas, se aniquilan mutuamente, lo cual deriva en una inesperada fuente de calor. Este último escapa a la superficie a través de numerosas erupciones volcánicas.

Rampino considera que nuestro planeta se encuentra en la actualidad, en una región peligrosa del espacio, cerca de donde aparece esa letal concentración de materia oscura.

Pero este mismo científico aconseja, antes de entrar en pánico y anticipar el fin de la humanidad, que los investigadores recopilen más evidencias como las que él ha hallado, que permitan comprobar algún vínculo entre los impactos de cometas y los ciclos de vida en la Tierra. También recomienda analizar la posible relación entre las caídas de asteroides o el paso de cometas y los grandes acontecimientos geológicos de nuestro mundo.