Tiene apenas unos cuantos centímetros y se sabe que viajó por el espacio durante millones de años antes de caer finalmente en nuestro mundo. Es un pequeño meteorito que este viernes 27 de febrero caerá en la Tierra de nueva cuenta. Hace 5 mil años este fragmento de roca se precipitó por primera vez a la superficie terrestre desde el espacio.

El pasado mes de julio fue enviado a la Estación Espacial Internacional, a bordo de la nave Georges Lemaître de la ESA, para realizar un experimento científico.

Este fragmento rocoso llegado del espacio fue encontrado en territorio argentino, en un paraje denominado Campo del Cielo. Y ahora de nueva cuenta se precipitará a la Tierra, luego de que la nave que lo trae de vuelta quede desintegrada en la atmósfera de nuestro planeta.

La roca tiene interesantes antecedentes ya que está incluida en un proyecto artístico dirigido por Katie Peterson, creativa alemana. Esta última elaboró un molde de la pieza, antes de que fuera fundida para determinar sus elementos integrantes, a una temperatura de 1,700 grados centígrados. Posteriormente Peterson creó una réplica exacta para que alguna vez el meteorito sea redescubierto o finalmente se disuelva en el océano. La artista alemana lo considera un proceso cíclico.

Peterson deseaba llevar el meteorito de vuelta a su lugar de procedencia, el espacio sideral, utilizando la nave espacial Georges Lemaitre. Los expertos de la agencia espacial europea piensan que este fragmento deriva de una enorme lluvia de meteoritos que afectó a la Tierra en algún momento de su historia.

También se cree que podría haber formado parte de una roca colosal, con un peso mayor a las 100 toneladas que se fragmentó al ingresar a la atmósfera terrestre y se partió aún más al impactarse con el terreno. La ESA ha detallado en su blog, cómo se ha llevado a cabo el proceso para devolver este pequeño meteorito al espacio.

Todo ello forma parte de un experimento muy original, que comenzó con la adquisición del fragmento por parte de la creativa alemana Katie Peterson, quien decidió obtener un molde del mismo, posteriormente la fundió para saber más acerca de sus componentes esenciales y luego creó una copia idéntica, la cual es la que ha sido enviada al espacio.

Se espera que el meteorito se desintegre al reingresar a la Tierra, junto con la nave que lo trae de vuelta, debido al roce con la atmósfera.