A mediados de la década de 1990, Didier Queloz y Michel Mayor hallaron a 51 Pegasi b, el primer exoplaneta del que se tuvo noticia. Desde entonces, el registro de esta clase de cuerpos espaciales ha ido aumentando. Se trata de lejanos mundos que han despertado el interés y la imaginación, tanto de los astrónomos, como del ciudadano común. Son planetas, por lo general, muy distintos a la Tierra, pero que a veces son asombrosamente parecidos.

Hoy en día, los científicos han podido hallar un total de 1,854 exoplanetas y otros 4,173 aguardan confirmación para recibir ese mismo status y hacer más extenso el listado. Los astrónomos anticipan que, de acuerdo a este ritmo, dentro de solo veinte años, la cantidad de exoplanetas identificados habrá rebasado el millón.

Una de las principales motivaciones de esta pesquisa astronómica, es la de hallar un planeta "gemelo" del nuestro, esto es, un mundo en donde se hayan presentado idénticas condiciones para la aparición de la vida, como en la Tierra. Pero también se trata de hallar posibles mundos a los cuales pueda trasladarse el ser humano, para poder habitarlos y garantizar la existencia de los humanos como especie.

Del total de 1,854 exoplanetas que han sido conformados como tales, solo una veintena de ellos exhibe algún parecido con nuestro propio mundo. Y de estos 21 planetas, solo una decena podría contar con las condiciones mínimas para poder ser habitados. Casi todos ellos son de un tamaño mayor al de la Tierra y se tienen aún muchas reservas acerca de su real capacidad para propiciar la vida. De cualquier manera, hasta la fecha es lo más similar a nuestro planeta natal con lo que se cuenta.

Uno de estos mundos es Gliese 667Cc, una auténtica "supertierra" hallada por los astrónomos en el 2011. Se ubica a unos 22 años luz y su masa es 4.5 veces más grande que la de la Tierra. Tiene un índice de similitud con nuestro planeta es del 84 por ciento. Tiene un ambiente rocoso y muy probablemente con agua en forma líquida. Otros exoplanetas similares a la Tierra que han despertado el interés de la comunidad astronómica, son Kepler 283 c y HD 40307 g. El primero es 1.8 veces más grande que la Tierra y podría contar con cuerpos de agua. Por lo que se refiere al segundo, se ubica a una distancia de 42 años luz. Su descubrimiento se dio en el 2012. Muchos científicos piensan que posee agua líquida y quizá, algunas formas de vida.