Las auroras boreales se relacionan con el campo magnético terrestre, puesto que surgen cuando partículas de masa solar con carga eléctrica chocan con la atmósfera y ese mismo flujo es desviado por el campo magnético que cubre al globo.

La agencia espacial estadounidense prepara una misión para analizar de manera profunda el campo magnético que cubre a nuestro planeta y el vínculo que tiene con la atmósfera solar y las de otros astros. También con los agujeros negros que existen en el cosmos. Todo ello lo reporta la agencia noticiosa Efe.

Los encargados de la misión se ocupan de los preparativos finales, teniendo en mente que el lanzamiento se tiene programado para el día 12 de marzo. El cohete Atlas V partirá desde Cabo Cañaveral en Florida llevando consigo el Sistema Magnetosférico Múltiple (MMS).

Esta misión es la primera dedicada por entero al análisis de la reconexión magnética, fenómeno que acontece en todo el cosmos en el que los campos magnéticos se vinculan con un explosivo escape de energía. Jeff Newmark, especialista en heliofísica de la #NASA, comenta que la reconexión magnética es una de las causas principales de los eventos meteorológicos del cosmos.

Newmark, explica que las expulsiones de masa coronal, las perturbaciones geomagnéticas y las erupciones solares tienen que ver con una liberación, por medio de la reconexión, de la energía que se ha acumulado en los campos magnéticos.

Los astrónomos resaltaron la relevancia de este proyecto científico de la NASA para comprender mejor tal proceso de intercambio genético, de esta manera los eventos meteorológicos del espacio, son capaces de alterar a los más modernos medios tecnológicos, como las redes comunicacionales, los sistemas de GPS y las redes distribuidoras de electricidad.

La misión MMS está integrada por cuatro dispositivos astronáuticos iguales que analizarán la microfísica de varios procesos de plasma básicos, las turbulencias, la reconexión magnética y las partículas energéticas aceleradas.

Los artefactos tienen forma octagonal, pesan 1, 250 kilogramos y se colocan uno sobre otro para realizar el lanzamiento. En contraste con misiones previas, el proyecto MMS tendrá un enfoque distinto, puesto que contará con los recursos suficientes para medir los fenómenos de reconexión, conforme vayan aconteciendo. Integrantes de la misión aseguran que piensan analizar la reconexión magnética valiéndose de la magnetósfera terrestre a manera de laboratorio. El proyecto MMS enviará sus primeros datos a nuestro planeta a partir del próximo mes de septiembre.