Los especialistas del Jet Propulsion Laboratory de la #NASA han conseguido desplegar una gran antena de seis metros en el satélite Soil Moisture Active Passive (SMAP). Este último fue lanzado al espacio el 31 de enero.

La antena tiene un sistema reflector de malla que optimiza la captura de señales de radar y las funciones del radiómetro de este satélite, lo cual es de gran relevancia para el cabal aprovechamiento de este artefacto espacial. SMAP pronto iniciará una misión astronáutica de tres años cuyo objetivo es conseguir un mapa de la humedad del suelo terrestre y comprobar su los territorios ubicados en latitudes extremas se mantienen congelados o no.

El satélite SMAP será de gran ayuda para los investigadores para comprender las relaciones existentes entre la energía y el carbono terrestres y los ciclos del agua. Así se logrará disminuir la incertidumbre en las predicciones meteorológicas y se mejorará la capacidad actual que se tiene para el monitoreo y la predicción de las catástrofes naturales, como por ejemplo, sequías extremas e inundaciones.

El despliegue de la antena giratoria del SMAP se llevó a cabo el día martes 24 de febrero, al activar un dispositivo pirotécnico que quitó los amarres que mantenían plegada a la antena. Poco después se fue abriendo por obra de la energía almacenada por el propio satélite. Al final se utilizó un pequeño motor para enrollar un cable y lograr que el reflector expusiera su total conformación circular. NASA detalló a través de un comunicado que todo este procedimiento tomo apenas 33 minutos.

Los registros inmediatos indicaron que todo el proceso se realizó como los controladores de la NASA tenían anticipado. Esta gran antena fue construida por la compañía Astro Aerospace, perteneciente a la Northrop Grumman Corporation.

Aproximadamente en un mes, luego de una serie de ensayos y procedimientos para el ajuste final del SMAP en la órbita que precisan los científicos que siga este satélite, la antena comenzará a girar a un ritmo de 15 ocasiones por minuto, en una dinámica de dos etapas. Con este movimiento la antena captará una zona de 1000 kilómetros de la superficie terrestre, dotando al satélite SMAP de la capacidad para completar un mapeo de nuestro planeta cada tres días, aproximadamente.

NASA ha seguido los trabajos de este proyecto de investigación en el marco de su 50 aniversario de llevar a cabo actividades astronáuticas y caminatas espaciales.