Personal de la NASA captó el martes, cerca del alba, una radiante bola de fuego que cruzó por el cielo, en el este del territorio estadounidense. A través de un vídeo dado a conocer por la propia agencia en YouTube, se nos presenta una breve secuencia, lograda con las cámaras de la NASA ubicadas en Pensilvania. El evento también fue detectado por observatorios ubicados en Ohio y Nueva York.

Además, la NASA publicó un aviso en su cuenta de Facebook donde dio cuenta de este evento. De acuerdo a su explicación, se trató de una roca espacial de aproximadamente dos metros de diámetro, que penetró a la atmósfera terrestre a una velocidad cercana a los 70 mil kilómetros por hora.

El comunicado de la NASA en Facebook detalla que, este cuerpo sideral, al parecer salió de su órbita habitual en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y terminó surcando el firmamento terrestre como un bólido en llamas.

La NASA añade que sus cámaras dejaron de detectar el objeto, cuando se hallaba a unos 20 kilómetros de la comunidad de Kittaning, en Pensilvania. Se piensa que la roca pudo haberse dispersado al ingresar a la atmósfera, transformándose en diminutos fragmentos, que quedarían esparcidos por diferentes áreas de la región.

El avistamiento fue reportado también por la Sociedad Americana de Meteoritos (AMS), la cual coincidió en que el evento pudo haberse tratado, efectivamente, de la caída de uno de estos bólidos espaciales.

El informe de la AMS explica que durante la madrugada del martes 17 de febrero, pudo ser observada una radiante bola de fuego, desplazándose por el cielo del este de los Estados Unidos.

La AMS recopiló también los testimonios de 30 personas que reportan haber observado al meteorito, todos ellos habitantes de Pensilvania. Además, tres testigos del área de Pittsburgh afirmaron haber oído una explosión de tipo retardado, no mucho después de avistar la bola en llamas.

Uno de estos testimonios, lo ofreció a la AMS, el testigo David Woodcox. De acuerdo a esta persona, mientras se hallaba limpiando la nieve de su casa, toda el área se iluminó por la luz que desprendía esta radiante bola de fuego. Woodcox asegura que el bólido paso exactamente sobre su hogar en Greensburg, Pensilvania. De acuerdo a este testigo, el objeto era muy radiante y tenía una larga cola, además, era de color amarillo-naranja y la cola tenía un tono brillante y claro.