Como parte de esta reconstrucción integral, se construirán dos puertos para ser usados por los taxis espaciales de la NASA. De esta manera dejarán de depender de Rusia para la transportación en el espacio.

A partir de este viernes, los tripulantes de la Estación Espacial Internacional (EEI) comenzarán la primera remodelación de sus instalaciones en mucho tiempo. Los trabajos incluirán la construcción de dos puertos para vehículos astronáuticos, que la agencia espacial estadounidense espera tener en operación en el 2017. Todo lo anterior como parte de su proyecto de Tripulación Comercial.

Se tenían planeadas varias caminatas espaciales como parte de las reparaciones mencionadas, a partir de hoy viernes, aunque posteriormente se dio a conocer que tales actividades serían postergadas por cuestiones técnicas. Los astronautas de la agencia espacial estadounidense Terry Virts y Barry Wilmore, tienen como misión instalar dispositivos de comunicación y cables para los novedosos atracaderos de la EEI.

De cualquier manera, los astronautas de la NASA no podrán avanzar más en estas labores, hasta que les sean enviados los nuevos equipos. Ellos requieren de dos adaptadores de puertos para convertir los que son actualmente dos instalaciones para estacionar transbordadores espaciales, en puertos aptos para recibir a los vehículos que la NASA planea construir en los siguientes años.

Ambos adaptadores serán llevados a la EEI en lanzamientos que realizará la compañía SpaceX en los próximos meses. Mike Suffredini, responsable del programa EEI de la NASA, reconoce que esto implica mucho trabajo y que su planificación siempre ha considerado contar con capacidad de puertos preparada y en operación desde finales de este mismo año. Por ello se han puesto a trabajar en ello.

Hay que recordar que, desde la finalización del programa de Transbordadores Espaciales de la NASA en 2011, la agencia estadounidense ha tenido que depender de las actividades astronáuticas de Rusia, para llevar a su personal desde y hacia la EEI. Además, apenas el año anterior, NASA firmó importantes contratos con las empresas SpaceX y Boeing para la construcción de los taxis espaciales, los vehículos astronáuticos que Estados Unidos piensa utilizar en el porvenir cercano.

A final de cuentas las caminatas espaciales que la NASA tenía programadas desde hoy viernes para iniciar la remodelación de la EEI, debieron postergarse un día, ya que al parecer existía un problema con los trajes espaciales. Los ingenieros decidieron entonces, someterlos a distintas evaluaciones, antes de comenzar los trabajos.