La nave espacial Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) enviada a Marte por la NASA, ha logrado la hazaña de completar cuarenta mil órbitas a ese vecino planeta. Este orbitador ha estado desde hace nueve años estudiando la superficie, condiciones atmosféricas y el subsuelo del planeta rojo, desde su región ecuatorial hasta los casquetes polares.

Los dispositivos instalados en el MRO nos han permitido saber que el planeta rojo es un mundo mucho más diverso y dinámico de lo que se había pensado. Actualmente, en tanto la nave desarrolla la cuarta ampliación de su cometido, luego de su primera misión de 24 meses, el MRO indaga las alteraciones estacionales a plazo dilatado, incluyendo ciertas dinámicas de la estación cálida que se proyectan como la evidencia de más consistente, hasta la fecha, de la presencia de agua líquida en el planeta rojo.

En total, el orbitador de la NASA ha enviado al centro de control terrestre más de 247 terabits de datos, lo cual equivale a más del total de la suma de todas las misiones de exploración planetaria emprendidas por las naciones del mundo. Todo ello fue reportado por voceros del Jet Propulsion Laboratory.

MRO realiza sus vuelos en torno a Marte a una altitud de 300 kilómetros, siguiendo un patrón casi por completo polar, una docena de veces diarias. Considerando sus 40 mil órbitas, el MRO se ha desplazado en vuelo cerca del doble de los 500 millones de kilómetros que completó durante su travesía, en el 2006, desde nuestro planeta a Marte.

La misión del Mars Reconnaissance Orbiter ha conseguido revelar periodos clave en la historia del planeta rojo. Las observaciones que ha realizado de las zonas con mayor cantidad de cráteres en Marte, los de mayor antigüedad en este lejano mundo, exhiben restos de minerales, evidencia de antiguos depósitos acuíferos, hoy desaparecidos. Pero el MRO ha permitido saber que, varios de estos ambientes marcianos, pudieron haber sido propicios para la vida.

En épocas menos antiguas, el agua en Marte parece haber completado ciclos a manera de gas, entre los conglomerados de hielo en los polos y los depósitos de menor cantidad de nieve y hielo. Una notable estratificación en las rocas y los depósitos de hielo, se presentó hace varios millones de años.

Y como sucede en nuestro planeta, el fenómeno de la estratificación en Marte, está relacionada con alteraciones cíclicas en la inclinación del eje de rotación de este rojizo mundo, así como también, con lo intenso de la luminosidad solar en las zonas cercanas a los polos.