Se calcula que hay más de 1,600 toneladas de agua depositada en los polos, en forma de grandes capas de hielo e incalculables cantidades de extrañas tierras escondidas debajo de su superficie. Estamos hablando de la Luna y por todo ello, se ha transformado en el objeto del deseo de importantes firmas dedicadas a la minería. El especialista Robert Corfield, en uno de los más recientes números de la revista Physics World, comenta detalladamente la manera en la que distintas compañías privadas y numerosas agencias espaciales proyectan, desde hace algunos años, con acceder a esta enorme fuente de recursos y hacer de nuestro satélite natural una fuente de grandes riquezas.

No es sorprendente saber, pues, que existen proyectos formales para la explotación minera de la Luna, y varios de ellos cada vez están más cerca de concretarse. Una vez que la NASA terminara con su proyecto Apolo, hace más de cuatro décadas, ningún ser humano ha regresado a la Luna. Sin embargo, en todo este tiempo, varios vehículos no tripulados han explorado cuidadosamente nuestro satélite natural y han logrado un eficiente mapeo de sus recursos naturales. Por ejemplo, vastos depósitos de agua han sido detectados en los polos de la Luna y esto solo ha sido el primer foco de interés y ambición, que ha motivado en importantes corporativos. Y es que, no se debe olvidar que, donde existe hielo, puede haber combustible.

Como muestra de lo anterior, basta con mencionar a la empresa Shackleton Energy Company, la cual ha manifestado ya su deseo de explotar las enormes reservas de hielo lunar, para producir combustible para vehículos espaciales, aprovechando tan grande fuente de oxígeno e hidrógeno. Se trata de un ambicioso plan que incluye vender combustible a la NASA y otras agencias espaciales, en auténticas "gasolineras" del espacio, instaladas en la órbita de nuestro planeta.

Otra firma, la Moon Express, también proyecta aprovechar el hielo para la producción de combustible para vehículos de exploración espacial, pero en este caso usando peróxido de alto rendimiento, combustible que incluye un gran porcentaje de hidrógeno y que ha sido de gran aprovechamiento en diferentes misiones astronáuticas. Por lo que se relaciona con la explotación minera de nuestro satélite natural, China es la nación que más interés ha demostrado. Ese fue uno de los principales motivos por el cual hicieron aterrizar su módulo "Conejo de Jade" en la Luna, hace dos años. Además, la agencia espacial china tiene pensado en un plazo mediato, construir una base en la Luna.