Vince Cable, secretario de negocios del Reino Unido, dio a conocer a los medios un prototipo de coche que se conduce solo. Es un proyecto del gobierno británico, con un presupuesto de 30 mil millones de euros, que podría colocar a los ingleses, a la vanguardia de las tecnologías automotrices.

Cable presentó ante medios de comunicación, numerosos prototipos de coches que no requieren de chofer. Uno de ellos es el LUTZ, el cual, por sus características logró despertar la admiración de los presentes. Otro de los más destacados fue el Pathfinder Pod. El evento tuvo lugar en las cercaías de la Arena de Londres.

Desde hace tiempo Inglaterra ha estado probando proyectos de coches autónomos, especialmente en cuatro urbes diferentes. En ellas se efectuarán las primeras pruebas oficiales, como preámbulo a la implementación de reglamentaciones para recibir esta novedosa tecnología.

Son cuatro clases de vehículos de manejo autónomo, de entre los cuales destaca un autobús para el transporte público, con la apariencia de un enorme carrito para jugar golf. También destaca un automóvil de dos asientos, de vistoso diseño. Todos estos prototipos fueron dados a conocer el pasado miércoles en la capital inglesa. Periodistas y funcionarios ingleses subieron al autobús de conducción autónoma y dieron breves recorridos en una concurrida plaza.

Claire Perry, Ministra de Transporte del gobierno británico, mencionó que, este ambicioso proyecto aún está en desarrollo, pero agregó que se trata de un desarrollo tecnológico de enorme potencial, para elevar los niveles de seguridad vial en las calles y vías carreteras, y así atraer inversiones más considerables al territorio inglés.

El Reino Unido desea colocarse a la cabeza en el desarrollo de coches sin chofer, mismos que también están en fase experimental en los Estados Unidos, creados por varias empresas, algunas tan importantes como Google. Empresas de la industria automovilística, como Nissan y Mercedes-Benz, se encuentran diseñando también coches de manejo autónomo, aunque muchos de estos proyectos, aún no están preparados para ofrecer demostraciones ante los medios.

Las reglamentaciones y otros aspectos legales para la introducción formal de estos autos sin chofer, se perfilan como un obstáculo considerable y seguramente pasarán varios años, antes de que esta clase de autos transiten libremente por las calles y carreteras del mundo.

En el caso específico de la Gran Bretaña, las reglamentaciones viales serán revisadas en el 2017, para atender el caso. No obstante, los expertos en tecnología y funcionarios ingleses piensan que los autos capaces de conducirse solos, no estarán en uso, sino hasta después del año 2030.