Más allá de los rumores que han circulado acerca de posibles demoras en la construcción del nuevo puerto espacial ruso, esta nación euroasiática se ha manifestado dispuesta a apresurar los trabajos. De hecho las autoridades han insistido en que el lanzamiento que servirá para inaugurar el complejo se efectuará a finales del 2015.

Dmitri Rogozin, viceprimer ministro ruso, dio a conocer que el desarrollo del puerto espacial Vostochny se encuentra en sus últimas etapas. Hace unos días, este funcionario solicitó que, para concluir exitosamente el proyecto, le sean facilitados todos los recursos materiales, humanos y económicos. También instó a los trabajadores de la firma contratista para que todos acudan al sitio de la construcción y así tomar decisiones acerca del proyecto in situ.

Este formidable cosmódromo está siendo construido en las cercanías de la comunidad de Uglegorsk, en Amur. El complejo iniciará sus actividades con el lanzamiento de un cohete portador en este mismo año. Pero será hasta el 2018 cuando se realice el primer lanzamiento de una nave espacial tripulada en estas vastas instalaciones.

El puerto espacial de Vostochny incluirá dos plataformas de despegue, una terminal aérea, un instituto de entrenamiento para cosmonautas y todo lo necesario para llevar a cabo actividades astronáuticas.

Este complejo espacial ruso está siendo construido en el recinto que ocupara un lugar de lanzamiento de misiles y asentamiento de tropas. La zona fue elegida también por su proximidad con el río Amur- el más importante del oriente ruso-, una moderna autopista y el ferrocarril transiberiano. Se anticipa que las instalaciones de Vostochny generen la aparición de una ciudad de unos 30 mil o 40 mil moradores.

De acuerdo a los expertos, esta moderna base espacial rusa ofrecerá ventajas como las siguientes: cumplir con los programas astronáuticos comerciales e internacionales; mejorar la economía y calidad de vida de las comunidades de Amur, y contar con una plataforma de despegues espaciales más moderna y eficaz. Esto marcaría una gran diferencia con el cosmódromo de Baikonur, el cual fue rentado por Rusia hasta el año 2050.

En contraparte, esos mismos especialistas también observan en el cosmódromo de Vostochny algunos problemas. En este apartado estaría su deficiente localización geográfica; la indispensable construcción de una terminal aérea anexa y un inevitable incremento en los costos de transporte, por lo distante que se encuentra el complejo, con respecto a otras zonas del territorio ruso.