En el marco de una de las misiones más ambiciosas de la astronáutica contemporánea, la sonda Rosetta consiguió acortar a solo seis kilómetros la distancia que le falta para alcanzar al cometa 67P, al cual sigue desde hace tiempo. El objetivo de este vehículo espacial es recopilar la mayor cantidad de datos, para futuros estudios astronómicos.

Tal aproximación permitirá a los investigadores efectuar análisis y mediciones que ayudarán a conocer de manera más profunda a este bólido espacial, principalmente acerca de su tenue atmósfera. Todo ello fue comunicado por voceros de la Agencia Espacial Europea (ESA), la cual tiene como sede la ciudad de Francia.

Luego de varios días de efectuar maniobras especiales, la sonda se colocó en alginas de las zonas de mayor actividad en el astro, con el propósito de comprender los vínculos entre las actividades observadas y la atmósfera que tiene este cuerpo espacial.

En las investigaciones que se emprenderán en breve, se analizará con más detalle las áreas de 67P en las cuales el polvo y los gases se alejan con gran rapidez de la superficie del cometa, así como también, el desarrollo de tales componentes a distancias más considerables de 67P.

Desde el pasado día sábado, Rosetta volará sobre el cometa con el Sol alumbrando de manera directa por la parte posterior. Esto ayudará a conseguir fotografías sin la presencia de sombra. La superficie de 67P es bastante sombría y solo refleja un porcentaje de seis por ciento de la luminosidad solar que captura.

Los científicos involucrados en el proyecto anticipan que el próximo mes de agosto el cometa 67P llegará a su punto de mayor proximidad con el Sol. En noviembre del 2014, el módulo Philae de la ESA, consiguió posicionarse en la superficie de 67P y esto fue reconocido como el logro científico de mayor relevancia en el año pasado.

Dirigido por científicos de la agencia espacial europea, Philae- módulo que incluye un control robótico y un laboratorio portátil-, tardo siete horas desde que se separó de la sonda Rosetta, hasta colocarse con éxito en la áspera superficie de 67P. Esta importante misión astronáutica está planeada para saber más acerca de cómo el sistema solar se formó hace aproximadamente cuatro mil 600 millones de años. Así se estudiarán las circunstancias del cosmos en sus más tempranas etapas.

Rosetta fue enviada al espacio en marzo del 2004 y transitó más de seis mil 500 millones de kilómetros, hasta llegar al cometa 67P.