En marzo del año pasado científicos anunciaron que encontraron pruebas suficientes para respaldar la teoría del Big Bang, las pruebas que encontraron habían de demostrar que el universo sí se expandió de forma rápida posteriormente a que hubiese ocurrido el Big Bang, una teoría que hubiese apoyado el nacimiento del universo primigenio; en un último comunicado, estos científicos se retractan de lo anterior mencionando que nuevos datos ponen en evidencia que los obtenidos anteriormente por ellos, ya no respaldan su teoría.

Brian Keating, de la #Universidad de California en San Diego y principal encargado de las declaraciones anteriores, anunció en un documento que "efectivamente estamos retractando la información", esto posteriormente a los resultados que publicó el día viernes 30 de enero de 2015 la Agencia Espacial Europea y que contradecían a los resultados de Keating,

Brian Keating es miembro del equipo del BICEP2, proyecto encargado de la observación espacial situada en el polo sur y que habían encontrado las señales originales de la "Inflación Cósmica" o, en otras palabras, la teoría de que el universo se haya expandido rápidamente.

Posterior al anuncio de la Agencia Espacial Europea, Keating declaró en una entrevista que "es decepcionante", "es como enterarse de que no existe Santa Claus, pero es importante conocer la verdad".

Un nuevo equipo de científicos e investigadores pertenecientes a BICEP2 con ayuda del satélite europeo Planck, fueron los encargados de proporcionar los nuevos datos que ayudarían a reforzar lo que en marzo se daba a conocer, pero estas nuevas observaciones dieron como resultado la refutación de dichos resultados anteriores.

Las nuevas observaciones muestran que las señalas dadas por BICEP2 no son necesariamente del universo primigenio sino que se podría tratar de sólo polvo galáctico, inclusive ser polvo de nuestra propia galaxia, asunto que obviamente no correspondería a datos de un universo primigenio. Estos datos anteriormente ya habían sido contemplados por Keating pero el le dio mayor peso a que se podría demostrar el origen de nuestro universo y no ser sólo polvo de nuestra galaxia, reconociendo que podría haber sido engañado, pero que él se había mantenido firme en los resultados de la inflación cósmica.

Keating concluyó que la buscada hacia un universo primigenio no se ha terminado y que se seguirá en su búsqueda y que ante todo es bueno conocer la verdad; añadió también que el nuevo análisis sirvió como experiencia para evitar ser confundido por polvo cósmico.

Estos nuevos datos no se han apartado a la teoría del Big Bang en la lucha de la búsqueda del origen del universo, pero también no la hicieron más fuertes. Recordemos que dicha teoría menciona que el universo se originó de una masa pequeña pero extremadamente densa y que contenía todos los materiales con los que el universo está hecho; cuando esta masa densa no pudo contener la presión que se acumulaba por su continua contracción, esta estalló, expulsando todos los materiales al exterior dando así paso a la inflación del universo, su expansión. #Educación