Un ancestro de los actuales cocodrilos fue descubierto recientemente. Los científicos lograron averiguar que este animal fue el depredador más importante en el continente americano antes de la llegada de los dinosaurios a esa región del mundo.

El nombre científico de este animal es 'Carolinensis Carnufex' era uno de los llamados crocodilomorfos y su altura llegaba a los tres metros. Se desplazaba en tierra caminando sobre sus grandes patas traseras. Los científicos piensan que quizás cazaba a animales de menor tamaño en las exuberantes zonas de lo que hoy es Carolina del Norte. Muy probablemente sus víctimas eran mamíferos primitivos y reptiles de cuerpo blindado.

Un grupo de paleontólogos de la Universidad Estatal y el Museo de Ciencias de Carolina del Norte, en los Estados Unidos, recobraron fragmentos de la columna vertebral, una extremidad interior y el cráneo de un Carnufex. El sitio del hallazgo fue en un paraje del condado de Chatman, en Carolina del Norte. Fue complicada la reconstrucción del cráneo de este reptil prehistórico para los paleontólogos, debido a que esta pieza se encontró muy fragmentada.

Para visualizar con mayor exactitud cómo había sido en vida una calavera de este formidable animal, los científicos involucrados en la investigación escanearon cada hueso hallado con tecnologías de imagen de vanguardia y un escáner de máxima resolución. De esta manera, obtuvieron un modelo en tres dimensiones del cráneo reconstruido, usando como modelo cráneos menos fragmentados de especies emparentadas con el Carnufex para completar la información faltante.

Lindsay Zanno, científica de la Universidad de Carolina del Norte y principal autora de un artículo de la revista "Scientific Reports", acerca del hallazgo del Carnufex, comenta que el tiempo en el que habitó este depredador Carolina del Norte era un territorio húmedo ecuatorial. Esta porción de Tierra, por aquel entonces, comenzaba a separarse de Pangea, el supercontinente prehistórico.

Zanno resalta también que los fósiles recuperados de este periodo, son muy relevantes para los paleontólogos, ya que nos ofrecen algunas de las apariciones más tempranas de saurios terópodos y cocodrilomorfos, dos grupos zoológicos que surgieron en el periodo Triásico y que han conseguido llegar hasta los tiempos actuales, evolucionados como aves y cocodrilos modernos.

El hallazgo del Carnufex uno de los más primitivos cocodrilomorfos y de los más grandes del planeta, ofrece más datos acerca de los depredadores terrestres que deambularon en la Pangea. #Investigación Científica