Los astronautas Barry Wilmore y Terry Virts llevaron a cabo su tercera caminata espacial de los últimos días, en la Estación Espacial Internacional (EEI) el pasado domingo, dio a conocer la agencia espacial estadounidense.

El objetivo de Virts y Wilmore era realizar trabajos durante unas siete horas, encaminados a la instalación de dispositivos de comunicación que ayuden al arribo de cápsulas astronáuticas comerciales a la EEI, como las que desarrollan las firmas SpaceX y Boeing.

Los astronautas estadounidenses en esta misión colocaron más de 122 metros de cable y numerosas antenas. Voceros de la #NASA explicaron que estas labores están incluidas dentro de un proyecto de reacondicionamiento de la EEI para recibir naves espaciales privadas.

Esos traslados astronáuticos se realizarán principalmente para llevar tripulantes y materiales para la EEI, la cual se mantiene orbitando a 400 kilómetros sobre la superficie de nuestro planeta.

Uno sesenta minutos después de haber comenzado la caminata espacial, Wilmore y Virts ya habían colocado un par de pértigas con dos antenas cada una y se preparaban para realizar las labores de cableado, de acuerdo a lo que informó la NASA.

Otra de las tareas emprendidas por estos experimentados astronautas de los Estados Unidos, fue lubricar buena parte del brazo robótico móvil que tiene instalado la EEI.

La agencia espacial estadounidense estableció un acuerdo en septiembre del 2014 con las firmas SpaceX y Boeing para el transporte de personal de esa nación norteamericana a la EEI. Se trata de una labor que desde el 2011, cuando se dio el final del programa de transbordadores espaciales de la NASA, se llevaba a cabo con el apoyo de las cápsulas espaciales rusas Soyuz.

Todas estas actividades astronáuticas se llevaron a cabo siguiendo medidas de seguridad especialmente meticulosas. En especial en lo referente a la integridad de los trajes espaciales portados por Wilmore y Virts. Cabe recordar que hace unos días, la NASA había reconocido su preocupación acerca del rendimiento ofrecido por los trajes espaciales.

En una caminata espacial realizada anteriormente, Virts había reportado el hallazgo de una pequeña cantidad de agua que se había filtrado en la zona frontal de su casco. De cualquier manera, los voceros de la NASA afirmaron que no se trató de ningún problema que pusiera en peligro la integridad de sus astronautas.